Seguir por email

viernes, 30 de mayo de 2008

Adiós a un Grande

Siempre que alguien deja este mundo hay alguien que se queda con el dolor propio y natural de ver partir a quien tanto quería, pero cuando un Gigante dentro de tu país se va el dolor lo vivencia toda una nación.

Ayer, a las 15:15 horas, un helicóptero panameño se precipitó a tierra dejando sin vida a 6 de sus ocupantes, dos mujeres, tres varones y un Gigante. Y al referirme Gigante no lo hago por burlarme de su tamaño sino por que de los seres humanos que poblamos la Tierra él es un Gigante. Es gigante de corazón, gigante de valentía, gigante de sentimientos, gigante de energía, en fin, un ser humano de aquellos que lo entregan todo por sus ideales, por su gente, por su patria. Sí, porque dar hasta la última gota de sangre por la patria no quiere decir que vayamos a matar a los que nos vienen a invadir o que mojemos la camiseta en las competencias deportivas, va más allá. El amor a la patria es el amor a la gente de tu patria y este gigante lo sabía muy bien.

Podemos decir que es injusto que él nos deje mientras queda tanto delincuente suelto haciendo fechorías. Podemos decir que él no merecía partir. Pero ya está, se fue. Un infortunado accidente, en el que nada tuvo que ver Dios, nos ha privado de tener a esta persona junto a nosotros.

Lloró en los funerales de los carabineros asesinados, ahora es toda una patria la que llora por su partida. Y no se va solo, su mujer lo acompaña en este momento y dejan a sus 3 hijos sin su presencia... una gran pena.

Don José Alejandro Bernales, su nombre quedará para siempre en la historia de esta franja de tierra llamada Chile, y no porque haya muerto de una forma trágica en otro país, sino porque es un Gigante que de seguro estará abrazándose con su esposa en el encuentro con el Creador.

Muchas gracias señor Bernales por su entereza, valentía, cariño, comprensión, vehemencia, hidalguía y sabiduría. Son poquísimas palabras para describir todo lo que nos entregó en la tierra, pero es mi manera personal de rendirle un pequeño homenaje.

Adiós Gigante Bernales, mi hijo conocerá de usted y de su ejemplo. Gracias por acompañarnos en este paso por la Tierra.

¡Viva Chile!

1 comentarios:

Hola Polo, si, es una verdadera lastima la perdida de un gran hombre y sobretodo honorable que era consecuente y fiel a lo que creía y amaba.
Sin embargo discrepo con respecto a una cosa con tu comentario. De alguna forma Dios estaba involucrado en esto. No digo por ningun momento que Dios mató al señor Bernales, ni que planifico de alguna forma el matarlo, eso no lo pienso ni lo atribuyo a Dios, pero Dios es soberano de todo, incluso de los habitantes de la tierra y del tiempo que viviran El lo sabe de antemano, porque la tierra y sus habitantes son de Dios, el tiempo que viviran (Hechos 17:26) y El hace lo que su consejo ha decretado, incluido las cosas aparentemente malas (En Romanos 9:14-24 hay una explicacion de Pablo.). Dios no es autor del mal, pero lo permite.
¿Sabia Dios que ese helicoptero caeria? ¿Podia Dios parar ese helicoptero de caer? Yo creo que ambos son un rotundo SI.
Dios a veces permite el mal y el sufrimiento con un proposito, para que nos volvamos a El, para bajarnos de las nubes del egocentrismo. Cristo sufrio en la cruz porque Dios lo predestino (Hechos 2:23). Los hermanos de Jose lo vendieron para deshacerse de el, pero Dios lo ocupo para salvar a Egipto y los alrededores de la sequia y de la escaces, cuando Job sufrio la perdida de todo, Dios permitio que el diablo hiciera todo eso , pero despues por su fidelidad Dios le devolvio el doble, cuando Moises se acerco a la zarza ardiente Dios le dijo que el hacia al ciego, al sordo y al mudo (Exodo 4:11)
Obviamente que Dios nunca jamas se regocija en el dolor, pero a veces ni aun sufriendo las personas reconocen la necesidad del amor de Dios en sus vidas y siguen orgullozas, con un corazon duro.
Cristo sufrio todo los dolores y tentaciones que un ser humano puede sufrir, pero nunca pecó.
Si Dios no fuese soberano, confiar en El seria igual que confiar en la suerte o en el azar.
Un abrazo.

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites