Seguir por email

lunes, 20 de agosto de 2012

Santiago y sus misterios

Mi hermosa ciudad de Santiago nunca deja de sorprenderme con sus encantos. Pueden ser lugares mil veces visitados, pero no recorridos completamente.

El año pasado, en la corrida Nike de diciembre, conocí otro de los senderos del cerro san Cristóbal, éste me llevaba hacia La Pirámide, en Américo Vespucio Norte. Es un camino estrecho y por lo que se ve, muy antiguo.
El día de ayer, en mi trote matinal quise ir hacia ese mismo sendero, así que cuando llegué al sector de la piscina Tupahue tomé la ruta que decía "La Pirámide". Por ese camino está el centro de adiestramiento canino de Carabineros de Chile. No, no es que los entrenen como perros, ahí entrenan a los cuadrúpedos que ladran y los acompañan en sus labores.

Continué con mi trote hasta llegar a la entrada de la piscina Antilén y ahí habían unos 3 o 4 caminos para seguir. Debido a mi desconocimiento tomé uno que me pareció más desafiante pues estaba con una mayor inclinación, por tanto mi preparación sería mejor al tener más dificultad.
A poco andar me di cuenta que no era la misma ruta que la de la corrida de diciembre, pues el pavimento se veía nuevo y la vegetación era distinta. El paisaje era menos oscuro y mucho más bonito (sí, se puede tener paisajes más bonitos en el paraíso) y se podía apreciar el sector nororiente de la capital.

En 40 minutos de trote llegué al final del camino, en lo más alto. Resultó ser el mirador Pablo Neruda que no tenía idea de que existía en ese hermoso cerro. Desde ahí se aprecia el sector oriente de Santiago en todo su esplendor y realmente se respira aire puro.
Hasta un pequeño anfiteatro se emplaza en dicho lugar.
No llevé la cámara, por eso no tengo fotos para compartir, pero la próxima vez que suba a ejercitarme en tan hermoso lugar no me olvidaré de tomar fotografías y compartir con todo el mundo lo hermosa que es mi ciudad.

Ah, y te espero en esa próxima corrida para que te maravilles con Santiago.

Buenos días, buenas tardes, buenas noches.

miércoles, 8 de agosto de 2012

Esas mujeres

Hace mucho tiempo escuché una canción de Alejandro Filio que me dejó pensando en ese entonces, se llama "Vienes con el sol".
En un principio no entendí, mucho, solo supe que era una dedicatoria para alguna mujer.

Una vez que me casé, y con el pasar de los años, me fui dando cuenta de que la letra de esa canción no es otra cosa que la historia de una relación, es más, debe ser la historia del 90% de las relaciones de pareja.
Por un lado tenemos al hombre y su desordenada forma de ser, y por el otro a la mujer que día a día nos está pidiendo muchas cosas.
Vamos viendo lo que en esta canción aparece y lo que  no aparece, pero que también lo piden.

"Pides que diga lo que estoy pensando
el como, del porque y el cuando"
Es como si fuera raro vernos pensando, pero siempre quieren saber a donde están dirigidos nuestros pensamientos... y que ni se te ocurra decirle "nada", ahí sí que te trata como un inútil.

"pides que deje de beber cerveza
que ponga juicio en mi cabeza"
No le basta con pedir que se deje uno de los placeres de la vida, también quiere que su hombre madure, que crezca de una vez ¿No será mucho?

"Pides que deje en paz el noticiero
que sea mejor el cocinero"
Si ve noticias todo el rato le molesta, sobre todo si es la parte del fútbol, porque jamás entenderá que te guste ver los goles de todos lo equipos del mundo.
Y además, cuando entres a la cocina tienes que dejar todo limpio y la comida más rica que la del restaurante.

"pides que se suspendan los ronquidos
que se agudicen los sentidos"
La parte de los ronquidos la puedo entender, porque debe molestar el sonidito en plena noche, pero tampoco tiene que andar exigiendo esas cosas, después de todo no es algo que se controle a voluntad.
Y debes estar siempre atento, ser un adivino de las emociones de tu mujer, mirarla y saber que es lo que siente o que es lo que quiere. Que no se te ocurra no saber, eso sí que es grave.

"Pide que te guste bailar y que más encima lo hagas bien. Además que te guste ir al mall solamente a mirar ropa y si le gusta algo lo tienes que comprar"
¿Qué pasaría si el hombre le pide a ella que le guste el fútbol, que lo juegue y que además te acompañe al estadio? Ah claro, ahí sí que no tranzan estas bellas mujeres, les gusta para un lado no más.

A mi mujer solo le puedo decir las frases finales con que Filio  cierra su canción:

"Pides tantas cosas y yo sigo a manos rotas
procurando hacerme al bueno para ver si así te tengo"

Tal vez nunca cumpla con todo el petitorio, pero juntos, con cariño, con paciencia, se puede llevar una muy buena vida... aunque deje la cama desecha, aunque no me guste hacer aseo a cada rato, aunque deje todo tirado y la toalla mojada por ahí.
No te pido que me entiendas y por favor no me pidas que yo te entienda, solo déjame trabajar día a día para cumplir con parte de las cosas que te harán feliz, el resto vendrá por añadidura.

¿Y tú, eres de las mujeres que exige mucho o eres de los hombres a los les piden más de lo que pueden dar?
Tus comentarios, más abajo, por favor.

Buenos días, buenas tardes, buenas noches.


Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites