Seguir por email

lunes, 26 de mayo de 2008

Lunes otra vez

Por Dios que cuesta comenzar la semana. Es en estas ocasiones cuando le encuentro toda la razón a Garfield en cuanto a odiar los lunes, más aún, creo que no deberían existir, alguien debería legislar para que se supriman para siempre los días lunes, a menos que sean feriados, ahí sí que da gusto.
Propondría que la jornada laboral comenzara a mediodía cada lunes, así todos llegaríamos con buena cara y a una hora decente a la pega, porque eso de llegar entre 8 y 9 a trabajar con cara de poto (sí, hay que decirlo, no he visto caras radiantes el primer día de la semana) que ni el maquillaje ni la ducha pueden disfrazar. Y cuando digo cara de poto no es que me refiera al de Jennifer López, más bien díría que me refiero al de la Bruja del 71.

Si al día Lunes le agregamos que durante la madrugada tu pequeño hijo de casi un año te despertó 4 veces para pedir un abrazo (y seguramente acostarse junto a ti) y seguir durmiendo tranquilamente en su cuna, la cara de sueño es terrible. La gente que te mira en la calle llega a bostezar de puro mirarte el rostro de "necesito dormir un poco más".
También es cierto que despertarte con el llanto de tu hijo es muy distinto a que si lo haces con el despertador. Al primero lo amas y al segundo lo odias. Con el primero eres capaz de levantarte hasta 5 veces en medio de la noche solamente para abrazarlo, darle un beso y acostarlo; con el segundo es muy distinto, lo escuchas una vez y lo apagas como queriendo creer que es parte del sueño, la segunda vez que lo escuchas sabes que te tienes que levantar pero dices para ti mismo "a la próxima me levanto", y ya la tercera vez que lo escuchas o te levantas o llegas tarde a la pega, eso si es que no optaste por tomar el despertador y arrojarlo contra la pared.

Me quedo con mi despertador humano, porque aunque sea con llanto no es un llanto de dolor sino que es por la necesidad de que su mamá o su papá le den un abrazo para después acurrucarse en sus brazos y seguir roncando (sí, mi pequeño ronca y más fuerte que yo).

Igual empezar un lunes es bueno, quiere decir que tienes una nueva oportunidad de ser mejor, de ser útil, de aportar a la sociedad, de ganar dinero, de jugar, de ir al colegio, de estudiar, de llorar, de reír, de gozar... uf, un sinfín de cosas que puedes hacer en un nuevo día.
Apróvechalo y sé feliz.

Que tengas un buen comienzo de semana.

2 comentarios:

Bienvenido San Lunes!
Hay buenas razones para volver a empezar (otra vez). Ya faltan cuatro dias para que sea viernes, el miercoles es la primera final, mañana ya no sera lunes, un dia mas de vida, falta menos para fin de año, etc.

Y si Gabriel te desperto durante la madrugada; entonces ya es un dia menos en que te levantaras por el, un dia mas de papá, un monton de amor extra que "Gabriel Todoterreno" agradecera. Y ya en unas horas mas se acaba el dia.

Un Abrazo.
Y ha empezar una buena semana.

Jajajaja.
Hay que aguantar no mas, ademas no hay dia mas lejano al otro lunes, como dice el comercial.
Dios promete renovar las fuerzas como el bufalo a los que le buscan y le aman.
Desde un Valparaiso lluvioso.
Tu familia porteña.

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites