Seguir por email

jueves, 26 de junio de 2008

Locos al volante

Hace dos noches vi en canal 13 el reportaje sobre los conductores chilenos, en especial los santiaguinos y entre las imágenes que mostraron hubo algunas que me desgarraron por dentro, se trataba de aquellos paseantes que volvían de su viaje de relajo. Venían contentos, lo habían pasado bien y ya tomaban la recta final para la casa pues al otro día había que trabajar y los más pequeños prepararse para el colegio. Hasta ahí todo iba bien.
Pero hubo algo que esa familia consideró menor, era el hecho de subir a 8 personas a un auto que como mucho tiene capacidad para 5 y digo como mucho porque en realidad ese tipo de vehículo es para que lo ocupen 4 personas.
Ocurrió lo lamentable, venían a más de 80 kms. por hora y se reventó un neumático. La consecuencia fue que el auto se desvió hacia las barreras de contención y chocó fuertemente contra ellas. Inmediatamente 4 personas salieron volando por los vidrios, entre ellos 3 niños. Murieron instantáneamente.

Aquel viaje familiar se transformó en una tragedia y no porque el auto haya fallado (que siempre puede pasar) ni porque Dios así lo haya querido. Sí, Él es omnipotente, todo lo sabe y todo lo puede, podría haber evitado esa tragedia y de seguro lo intentó en reiteradas ocasiones, pero siempre nos da la libertad de elegir y no fue Él quien decidió subir a 8 personas a ese vehículo.

Hey, tú, que lees estas líneas y que eres uno más de los que conduce vehículos en este país. Sé conciente, cuídate y así cuidarás a los que te acompañan y a los demás conductores. No bebas alcohol cuando manejes, no andes apurado, sigues las instrucciones de uso de un automóvil, no lo cargues demasiado. Los cinturones traseros y delanteros son para usarlos, la silla del bebé también, no son inventos para que los miremos y los tengamos de adorno.

Nunca digas que eso no te pasará, esperemos que nunca ocurra, pero siempre hay una posibilidad.

No quiero que te lamentes después porque tus niños partieron o porque la mujer que te acompañaba no resistió la embestida. De verdad fue desgarrador escuchar a esas personas cuando se dieron cuenta de lo que había ocurrido. Fue desgarrador ver como un padre y una madre levantaban una lona de plástico para encontrarse con el cuerpo de su hija.

Por favor, tómalo en serio, cuídate.

martes, 24 de junio de 2008

Y ya va un año


Derrepente, frente a mucha gente, van y te dicen: "oye, eres padre, nacerá en 8 meses más". Ahí se vienen los sentimientos encontrados, te pones pálido, luego rojo, después lloras, ríes, no sabes que hacer. Estás nervioso y se te nota. La gente te felicita y sólo atinas a decir gracias.
Al rato, en la tranquilidad de tu casa, en tu cuarto reflexionas sobre lo que se te viene encima y recién ahí te das cuenta de la tremenda responsabilidad que es ser papá. Lo que es peor en ese momento es el miedo que te da por lo desconocido, porque si bien es cierto has visto a muchos papás nadie te ha enseñado a serlo, tendrás que aprender solo.

Todo ese tiempo de espera te vas preparando para el gran momento y para todos los que vendrán. Pasan los días, las semanas, los meses y te pones ansioso, tranquilo por fuera, pero inquieto por dentro, queriendo ver a ese pequeño de una vez por todas.
Sientes una poca de envidia por la hermosa conexión que tiene tu mujer con esa criatura y a la vez no quieres por nada ser el portador de ese bebé que genera grandes dolores, sobre todo al momento de nacer. Ves como a ella le cuesta caminar y tratas de ayudarla en lo que más puedas y a l verla tan cansada te dan más ganas que nazca.
Finalmente llega al mundo, da lo mismo como lo haga, pero lo importante es que llegue, sano, hermoso, llenando con su ínfimo llanto el espacio de aquella sala. Lo ves salir todo sucio y lo acompañas para que lo limpien y te lo entreguen. Todo esto lo hacen mientras sonries y lloras al ver ese pequeño cuerpo queriendo escapar de esos brazos que lo toman.
Llora y llora, y es natural, el cambio es brusco y está asustado, sin embargo le hablas y se tranquiliza y ahí te das cuenta lo importante que fue hablarle durante la espera.
Ya va un año desde que ha nacido y aunque te digan que es el año más difícil no lo crees, no es fácil ser papá y lo sabes, no por lo que has visto sino porque lo has vivido.
Es maravilloso llegar a la casa y que tu hijo te reciba con una sonrisa; es hermoso tomarlo en brazos y reír junto a él. Pero sabes que se viene difícil, y quieres vivirlo, quieres estar ahí para poder guiarlo en este camino que para él también será complicado.
Cumplió un año y lo celebramos, en familia, con los más cercanos, con los más queridos y a la vez los que más quieren a Gabriel.
Gracias por estar ahí y por hacer de esta celebración una muy bonita fiesta.

viernes, 20 de junio de 2008

Perros con chupete

Hace poco se cumplieron 10 años desde que en el mundial de Francia nos hicieron el gol del empate en los descuentos y esa vez dijimos: "siempre nos pasa lo mismo". Pero esta vez la historia fue distinta, ahora fuimos nosotros los que ganamos con un gol en el último minuto de los descuentos y fue gracias a la garra y al coraje que demostraron estos guerreros chilenos.

Desde el pitazo inicial la actitud fue de ir al frente, de luchar cada balón, de ser como un perro de presa persiguiendo el botín para encajarla en el arco rival. Bien por estos jugadores, porque le están cambiando la cara a nuestra selección.

Ya no somos los que van al extranjero a tratar de que nos hagan pocos goles. Ya no estamos colgados en el travesaño esperando un contragolpe como el de Moscoso y Pato Yáñez el año 1981, no señores y señoritas, ahora vamos por más, por la victoria.
En este proceso hemos perdido 2 partidos y ambos se perdieron entregando todo, jugando por el triunfo hasta el final y cuando digo hasta el final es cierto, anoche quedó completamente demostrado.
Antes se nos hubiese bajado la moral con ese gol a 10 minutos del final, el partido hubiese terminado en empate, pero ahora no, ahora se lucha hasta que el árbitro dice que no va más.

Queda mucho todavía para clasificar al mundial, pero se están dando grandes pasos que hay que revalidar cuando se juegue en casa, y sobre todo ahora que viene Brasil y Colombia, hay que ganar como sea esos partidos porque ellos son rivales directos en la lucha por clasificar.
Los que llevan más años en esto del fútbol dicen que Brasil, Argentina y Paraguay son fijos para el mundial, pero yo digo que no, ni por fútbol, ni por puntos, estamos a sólo 3 puntos del puntero, mismos puntos que podríamos arrebatarle en Asunción.
Brasil debe tener la selección más mala su historia y Argentina tiene un plantel dividido por el que se cree Dios en la cancha y no llega ni a los talones a Diego o Pelé.

Vamos Chile, hay que seguir luchando hasta que realmente clasifiquemos y esto no es solo para los jugadores, la hinchada tampoco debe darse por satisfecha con esto que se ha hecho, hay que ir por más, hay que alentar hasta el final y llegar a la meta.

jueves, 19 de junio de 2008

Día especial

Desde hace un año que este día para mí tiene un sabor mucho más especial que antes, y no me refiero a que cada 19 de Junio como chocolates o delicias turcas, se trata de ese sabor especial que te entrega la vida.

Para mí siempre ha sido la fecha en que se celebra el día del Padre y yo lo hago así, no me dejo guiar por la vorágine consumista que rodea al domingo más cercano a esta fecha, sino que lo celebro de una manera más tranquila, sin estresarme por entregarle un regalo a mi papá, porque hay veces en que el bolsillo queda seco y ahí no hay nada que hacer.


Desde que tengo uso de razón mi papá ha estado presente, con sus defectos y virtudes, y en esa presencia he visto siempre un referente, tanto de lo que debo hacer como de lo que me puede perjudicar.

Podría llamarle de una forma más elegante "Padre", pero la verdad es que no ha sido eso para mí, más bien ha sido mi "Papá". Siempre cercano, siempre maestro, siempre amigo. Recuerdo que cuando chico me llevaba a las concentraciones políticas. Cuando cumplí 15 años jugaba Colo-Colo contra la Cato en el Estadio Nacional y yo le pedí como regalo que me acompañara al estadio. Para muchos puede ser algo habitual, pero para mí era toda una novedad que me acompañara y más encima lo hizo con sentimientos encontrados, pues pisaba ese lugar después de haber estado más de 19 años sin querer entrar a ese recinto manchado con sangre.

Debe ser el partido de fútbol que más recuerdo, pese a que sólo fue un empate.


No olvidaré jamás los paseos familiares donde muchas veces él me tuvo que obligar a ir. Ahora de grande puedo entender porque lo hacía y lo bien que lo pasaba.


Mi papá ha sido un ejemplo a seguir, un hombre que ha estado en lo más alto y también en lo más profundo. En la cima no se ha mareado y de lo más hondo ha renacido y le ha gritado a la vida que todavía puede dar la pelea y luchar por lo que quiere.
Muy bueno para las reuniones sociales y las luchas sindicales, cosa que agradezco, porque con ese ejemplo que he crecido me he hecho fuerte y guerrero incansable por la justicia social.


Hace un año exactamente yo estaba en el hospital con mi mujer esperando el nacimiento de mi hijo, el cual finalmente ocurrió a las 12:37 del día. Después de mucha ansiedad consumida venía al mundo el ser que iluminaría mis días.
Hoy se despertó muy temprano y de muy buen ánimo para que su mamá y yo le cantáramos el "Cumpleaños feliz" y lo llenáramos a besos. Debe ser un niño que vive feliz y que hoy celebra su primer año (el más difícil) acá en la tierra.


¿Cómo no va a ser un día especial el 19 de Junio? Siempre celebré a mi papá este día y hoy celebro por 3: el día de mi Papá, el cumpleaños de Gabriel y mi propio día del Papá.



FELIZ DÍA PAPÁ

lunes, 16 de junio de 2008

Con sangre de perro


Los más optimistas pensaron en que Chile golearía a Bolivia en la altura de La Paz, al menos la preparación había sido la adecuada. Los jugadores salieron unas horas antes desde Calama a Bolivia para jugar este trascendental partido, y lo hicieron escoltados por decenas de hinchas que alentaron sin parar durante el trayecto al aeropuerto.
Por otro lado estaban los mismos de siempre que decían que no funcionaría, que esta selección tan joven fracasaría en sus intentos y que sería mejor volver a casa... lo más triste es que hablan en la comodidad de su casa mientras sus excompañeros se rompen el lomo para lograr los objetivos.

Y en el estadio estaban alentando unos cuantos más, chilenos que viajaron o que viven allá y confiaban ciegamente en el triunfo.

Comenzó el partido y ya se notaba la disposición de la Roja: el ataque. No por ser visita y jugar en condiciones adversas buscaríamos el empate o perder por poco, había que ganar y eso lo demostraron en cada pelota que pelearon.

Bravo demostró que pese a estar toda una temporada sin jugar es un tremendo arquero, voló, ganó por arriba, ganó por abajo, en fin, podemos decir que estamos seguros en la portería.
Medel, con dos golazos y una marca férrea demostró porque le dicen "pitbull".
Jara, se comió la defensa, llegaba a todas y más encima salió jugando bien.
Fuentes, con oficio, áquel que te entrega la experiencia de manejar el puesto.
Cereceda, fiero en la marca, sabía que se jugaba su puesto y siguientes convocatorias.
Fuenzalida, quizás el más bajo dentro del equipo, pero así y todo se destaca su entrega.
Carmona, qué manera de quitar pelotas este hombre, y lo mejor es que siempre la entregó hacia adelante y a un compañero.
Morales, cumplió, no destacó, pero sí cumplió con lo suyo. Tuvo el gol dos veces, la primera desembocó en el gol de chilena y en la segunda pifió.
Sánchez, corrió mucho e hizo poco, cometió el mismo error de Suazo: no lo tocaba nunca.
Suazo, siempre molestando a los centrales y generando peligro, además tenía mansito al árbitro con él, si lo único que faltó fue que el de negro le pidiera la camiseta.
Beausejour, atacó y atacó, lo único que le faltó fue compañeros más solidarios en la ofensiva.
Al Piña le faltó Orellana para entenderse mejor.
Y el chico Mark dio puro jugó, entró, corrió, se cansó y nada más.

Así y todo ganamos porque fuimos superiores en la cancha, porque sin tener grandes jugadores el técnico supo pararlos en el campo de juego y lograr el objetivo por el que se trabajó.

Felicitaciones a la Roja, felicitaciones a los que se la jugaron con todo por hacer el día del Padre en Chile un día redondo. Y a los que prefieren los caballos y la farándula el más grande de los repudios.

Vamos por Venezuela el jueves, en el verdadero día del Padre.

miércoles, 11 de junio de 2008

Facebook y yo

Muchas invitaciones me llegaron para ingresar al mundo perdido de Facebook, pero no pescaba. Eso hasta que mi compadre me comentó que era bueno y que me metiera, entonces lo hice.

En una semana ya me había atrapado pues las posibilidades de encontrar a gente con la que habías perdido contacto hacía mucho tiempo eran tremendas. Fue así como una compañera de la básica me contactó, los de la media también, mis antiguos amigos de EJE empezaron a aparecer. Subían fotos, comentaban, mandaban tonteritas como del estilo "¿Qué personaje de Adrenalina eres?" que yo no pescaba y me pasaba la jornada "laboral" en eso. No me daba ni cuenta como se me pasaba el día entre leer cosas e ir agregando más cosas para que la gente que me conocía supiera de mí y yo de ellos.

Debo confesar que en pocos días me volví fanático y es que a mí el tema de la tecnología y las relaciones humanas me atrae. También mi productividad en la pega bajó considerablemente y creo que eso le pasó a muchos chilenos, no por nada pasamos en sólo dos meses a ser el quinto país del mundo en manejar la conectividad en Facebook.

Con el paso de los días este fanatismo fue bajando de intensidad, tanto que si ahora me meto a Facebook es para cosas puntuales, como lo es contactarse con gente, porque es increíble, pero pareciera que a mis amigos se les olvidó como escribir emails y solamente mandan mensajes en este portal. A veces también me meto a jugar para pasar el rato, entre esos juegos encontré uno de bowling muy entrete.

Algunos días paso con mi sistema desactivado o simplemente no lo ocupo y descubrí que produzco mucho más en mi trabajo.
También he descubierto que no requiero de conocer más gente, no necesito más amigos ni conocidos, con los que tengo ahora me basta y me sobra... imagínense toda la plata que gastaría en regalos de cumpleaños para esta gente... se me iría el sueldo en eso jajajaja. Lo bueno es que comería mucha más torta que hasta ahora... pero no, no me dejaré tentar por ello, es lo que tengo y soy feliz con esas amistades.

lunes, 9 de junio de 2008

Primer año

El cumpleaños de Gabriel se ha convertido en todo un acontecimiento, y es hasta paradójico pues para el festejado no significa nada, es más, ni siquiera sabe que cumplirá un año de vida el próximo jueves 19.
Sin duda que para este pequeño ese día será como uno más.

Es un acontecimiento porque para sus padres lo es, o sea, para Jacque y para mí. Ha sido un gran año y el cumplirlo amerita una celebración (ya les llegará la invitación). La vida cambió radicalmente para ambos. Ahora no estamos solos en casa y eso se nota, sobre todo por estos días cuando Gabriel lo único que quiere es caminar y agarrar todo lo que está a su alcance, si incluso en la casa de sus abuelas toma el equipo de música y le sube el volumen para ponerse a bailar, aunque debo reconocer que en eso del baile se parece a mí: cualquier ritmo lo baila igual jajaja, si hasta la música lenta le pone todo el ritmo posible.

Es un año de dormir menos y reírse mucho más, y eso es caleta ya que antes de Gabriel nos reíamos bastante. ¿Cómo no hacerlo si tenemos a un pequeño que te hace "cambio de luces" con los ojos para conquistarte? ¿Cómo no reír si parece borrachito caminando hacia los brazos míos o de su mamá? ¿Cómo quedarse serio cuando aplaude con un cuchuflí entre las manos?
La vida de nosotros ya no es la misma, la casa tampoco, porque aunque desde el principio haya sido destinada una pieza para él todo ha cambiado. Cuesta mantener el orden con él dando vueltas. No ver una miga de pan en el suelo es raro. Tener los pequeños basureros vacíos es casi imposible.

Claro que es un acontecimiento que ha requerido de cambios físicos en la casa. Este fin de semana pasado nuestros amigos Karen y Checho nos ayudaron a pintar los muros. El fin de semana que viene pondremos pastelones en el cobertizo para poder recibir a la gente. Quizás no sean muchos cambios, pero lo son y eso es por el acontecimiento que significa para los padres que su hijo cumpla un año de vida.

jueves, 5 de junio de 2008

Haciendo historia


Corría el fin del otoño del año 1991 y toda una nación se entusiasmaba y veía por fin la posibilidad de ganar algo importante en una competencia deportiva. Veníamos recién saliendo de una dictadura y de muchos fracasos a nivel futbolístico.

Esta nación que se tiñó de sangre en un período de su historia vio en el fútbol una vía de escape a tantos problemas y un motivo para festejar.

La palabra fracaso se hacía familiar. Primero fue en 1962 cuando teníamos todo para ser campeones, pero nos tocó toda la magia de Brasil y quedamos fuera. Diez años más tarde era Colo-Colo quien tenía a toda la república (por ese entonces socialista) de Chile convulsionada; se hablaba de Nef, de Caszely, del Chamaco, de Véliz; se ganaba en el Maracaná y en Montevideo; estábamos a sólo un paso, pero ocurrió lo de siempre: no supimos definir en el momento decisivo.

Años más tarde Unión Española también hacía ilusionarse a todos con la posibilidad de gritar ¡Campeones!, pero tampoco pudo.

La década del '80 se veía fructífera, en los comienzos de ésta un equipo joven llamado Cobreloa llegaba nuevamente a la final de la Copa Libertadores de América, y lo hizo en 2 ocasiones con idéntico resultado: derrota.

Y nos dijimos "¿qué podemos hacer para ganar algo? Ah, ya, lo tenemos, organicemos un mundial juvenil". Así fue. El año 1987 recibíamos a las selecciones clasificadas para el mundial juvenil de fútbol. En la memoria quedaron los nombres de Lukas Tudor (retirado por malo de la actividad futbolera), Camilo Pino, Sandro Navarrete, Fabián Estay. Todo iba sobre ruedas hasta que Alemania nos hizo 4 goles y quedamos fuera de la final, obteniendo finalmente el cuarto lugar. Recuerdo que ese partido lo vi en la sala de clases del colegio, con todos mis compañeros de la básica. El campeón, Yugoslavia, su técnico: Mirko Jozic.

Nadie pensaba que ese hombre años más tarde lograría hacer que toda una nación se uniera para gritar a todo pulmón ¡CAMPEONES!

Fue el 5 de Junio de 1991 cuando este puñado de jugadores albos logró el Campeonato de la Libertadores de América, la Copa por fin se quedaba en casa. Nunca se borrarán de la mente los nombres de Daniel Morón, Eduardo Vilches, Lizardo Garrido, Javier Margas, Miguel Ramírez, Jaime Pizarro, Rubén Espinoza, Marcelo Barticiotto, Ricardo Dabrowski, Rubén Martínez, Gabriel Mendoza, Patricio Yáñez, Luis Pérez, Leonel Herrera, Raúl Ormeño, por supuesto el gran Mirko Jozic y algunos otros que sonaron menos, pero que también serán recordados.

Es cierto, fue hace ya 17 años, pero mientras sigamos siendo los únicos en haber logrado esa Copa seguiremos conmemorando su obtención.

Felicitaciones en este día a más de la mitad de Chile que hoy recuerda las celebraciones de ese gran logro. Sé que hay muchos azulitos y de otros colores que también celebraron y hoy se burlan de que conmemoremos algo tan antiguo, pero lo hacemos porque tenemos historia, porque somos grandes, porque somos sus padres y porque somos ¡CAMPEONES!

miércoles, 4 de junio de 2008

Un león arratonado

Me hubiese gustado que el comentario de hoy fuera distinto, de fiesta, de alegría, celebrando la historia de ser pentacampeón, pero la realidad es dura y feliz para mucha gente que anoche no durmió por estar celebrando, si hasta la alcadesa de Viña se sumó a los festejos en la cancha, según el diario fue corriendo a besar al pelao, lo que no se aclara es a cual pelao jajaja.

Bueno, el hecho es que Everton es el campeón del torneo de Apertura 2008 y lo hizo justicieramente, con las mejores armas. Esto calla muchas bocas, primero, la de las brujas de la tele que decían que Everton ganaría el partido pero que no sería campeón; segundo, la de todos los colocolinos que nos encontrábamos armando la fiesta para celebrar esta hazaña, estoy seguro que algunos se quedaron con los dibujos hechos para subirlos a internet apenas terminado el partido; tercero la de todos los que dijeron que los arbitrajes favorecían a Colo-Colo para que fuera campeón.

Señores, esta vez ganó el fútbol y me alegro de ello, me alegro no porque hayamos perdido la final, sino porque el espectáculo y la belleza de este deporte fue la ganadora. Ayer sólo un equipo tuvo ganas de lograr algo y lo hizo. Sólo un equipo se paró con humildad en la cancha. El otro, los albos, jugaron agrandados, como mirando para abajo y creyendo que estaba todo cocinado.
No puede ser que un equipo que pretende lograr el campeonato lo haga defendiendo, ¿acaso no fue eso lo que hizo que nuestros rivales anteriores quedaran en el camino? Señores, insisto, el fútbol se gana con goles y para hacerlo hay que traspasar la mitad de la cancha y no jugar con 10 jugadores en campo propio.
¿Cuál era la idea señor Astengo? ¿Esperar que el rival dejara un espacio para contraatacar?
No, jamás Colo-Colo ha enfrentado a sí a rivales nacionales, no cabe en la mentalidad de un colocolino aguantar resultados, defender. No, hay que atacar, hay que ir al frente, como siempre.

Es un justo premio para los que quisieron más, un justo premio para quien se esforzó.
Felicidades a los campeones, felicidades a su gente que apoyó durante todo el partido.

Y mi más furibundo repudio para el León que se vistió de Ratón ayer y regaló un campeonato.

martes, 3 de junio de 2008

A última hora

Nunca me han gustado ni los colas ni las colas, y me refiero a eso de esperar largo rato por la atención necesaria. La única ocasión en que aguanto hacer filas es cuando voy entrando al estadio para un partido trascendente, porque de más está decir que para los otros partidos la fila ni se ve, no alcanza la gente para hacer una fila.


Por lo mismo jamás me ha gustado hacer los trámites el último día, es más, siempre critico a la gente que lo hace porque me parece una tontera esperar a que esté venciendo el plazo para realizar la gestión correspondiente.


Este año fue la excepción en mí. Es increíble, pero a falta de un trámite realizado el último día los he realizado todos y he debido esperar más del tiempo que estoy acostumbrado.

Partí en Enero matriculándome y tomando ramos el último día, y como no quería esperar tanto tuve que levantarme muy temprano, tomar mi bicicleta y partir en viaje desde Quilicura a Providencia para poder retomar mis estudios. Tuve que esperar, pero fue poco comparado con lo que esperó la gente que llegó después que yo.


En Marzo tenía que pagar el permiso de circulación y desde el primer fin de semana de Marzo quise hacerlo, sin embargo dejé pasar el tiempo hasta que fue domingo 30. También tuve que levantarme temprano y esperar por lo menos 30 minutos a que fuera mi turno para pagar el permiso y poder circular tranquilo por los hoyos de Santiago.


Menos mal que no tengo boletas que declarar porque sino lo hubiese hecho el 30 de Abril.


Y Mayo es el mes perentorio para pagar la deuda de crédito universitario, porque aunque no haya terminado mis estudios igual tengo que pagar los años que jugué a las cartas, taca-taca, ping pong y fútbol. Ah, también jugué volley, tenis y comí harto. Bueno, el caso es que también estuve recordándome todo el mes de hacer dicho trámite y no me di cuenta cuando ya era viernes 29 de Mayo y me fui tempranito a pagar y dar una excusa para poder presentar los papeles el lunes siguiente. No me compraron nada de la excusa y tuve que partir en tour desde el centro de Santiago a Recoleta para buscar el auto, luego a la casa en Quilicura para buscar los papeles y después de vuelta al centro para dejar los papeles.


Nunca vayan al centro en auto a las 12:30 del día un fin de mes: no hay donde estacionarse. Casi 40 minutos estuve dando vueltas para encontrar algún lugar para dejar el auto y partir a dejar los papeles. Afortunadamente la fila para dejarlos no existía, pero para pagar... uf, ni les cuento, por lo menos una hora se iba a demorar cada uno de los que ahí estaba.

Finalmente lo conseguí y lo hice, en tiempo récor, pero lo hice.


Para más remate, esperé que venciera el plazo para ir a revalidar el pase escolar. Me dijeron que la atención era rápida y por eso partí el día sábado 31 al parque O'higgins. De partida me costó llegar, los autos no avanzaban, así que me estacioné en la calle no más y empecé a caminar con el montón de gente hacia el lugar indicado. Cuando llegué vi a cientos de personas haciendo una ordenada fila para poder entrar al recinto.

Caminé con la intención de ponerme en la fila, pero como vi que no terminaba (es más, no llegué a ver el final) desistí y me devolví a casa, total habían extendido en una semana el plazo.


Y espero que sea el último trámite que realice el último día, porque me cansé, me enojé, peleé y me puse de mal humor... para nada recomendable.

Así que ya saben, realicen todos sus asuntos en el tiempo que corresponde, con anticipación, así no les pasará lo mismo que a mí.

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites