Seguir por email

martes, 4 de septiembre de 2012

Aromas y olores

Con el correr de mis cortos años de vida fui notando una diferencia en el uso y significado de 2 palabras que se refieren a una misma cosa, me refiero a: olor y aroma. Así que quise compartir esta pequeña y humilde, casi insignificante, reflexión.

Buscando el significado en el Diccionario de la RAE encontré lo siguiente:
AromaPerfume, olor muy agradable.
Olor: Impresión que los efluvios producen en el olfato.

***Haré de cuenta que todos conocen lo que es un efluvio y continuaré (es una muy buena forma de sacarse los pillos cuando no tienes idea de lo que quiere decir una palabra).***

Es decir, son sinónimos, pero se ocupan de distinta forma, o al menos así lo he percibido yo.

Frases como "¿Qué olor es ése?" por lo general se dicen arrugando la nariz y poniendo cara de pocos amigos.
También se le da otros usos a esa palabra: "Hay olor a difunto"; "Tiene olor a podrido el negocio"; "El camarín tiene olor a derrota".

En cambio la palabra aroma tiene otros usos, pues como lo dice su significado se refiere a un olor también, pero es un olor agradable.
"Qué rico el aroma de tu perfume" "¿Qué aroma es ése?". Ambas frases se dicen con la cara llena de risa, casi como saboreando esa fragancia.
También se ocupa en el fútbol: "Hay aroma de gol", o en el deporte en general: "Se respira aroma de triunfo".

Así que ya sabe, cuando alguien esté cerca suyo y le diga "¿De dónde viene ese olor?", revise el tubo de escape, porque quizás algo se le está escapando. Si esa persona que está a su lado es del sexo opuesto y es la primera cita, váyase olvidando de una segunda cita... a menos que lo disimule, como buen francés, con un perfume de exquisito aroma.

Buenos días, buenas tardes, buenas noches.

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites