Seguir por email

martes, 15 de enero de 2013

Perros callejeros

La polémica está instalada no solo en Punta Arenas (foto), sino a nivel nacional, pues como ocurre desde hace un tiempo a esta parte, en twitter, facebook y en todas las redes sociales basta con que salte un tema a la luz pública para que el 90% dé su apoyo a los más débiles, no importando si aquello está bien o errado.

Ahora es el turno de los perros callejeros, a quienes pretenden exterminar en Punta Arenas y ante lo cual el Obispo católico de esa ciudad se manifiesta a favor. Todo esto a raíz del ataque que sufrió un ser humano de parte de 6 de estos animales.
Bastó con que se pronunciara una autoridad de la iglesia católica para que esta medida tuviera más detractores y para que los ataques a los que profesamos aquella religión fuésemos tratados de asesinos. Sí, así como lo leen, muchas de las personas que están a favor del Aborto hoy me llaman asesino por ser católico, así como el Obispo de Punta Arenas. O sea para ellos y ellas no es asesinato matar a un ser humano (feto), pero sí lo es matar a un perro. Un mundo loco.

Las voces que se levantaron para pedir una ley sobre tenencia responsable de animales fueron muchísimas, y ni hablar de las personas que pertenecen a una agrupación animalista y que alimentan a los perros vagos en las calles, ellos son los más molestos con el intento de terminar con la existencia de estos animales.

Y no es que esté a favor de la medida, pero antes de ponerme totalmente en contra tendría que pensar en cual sería la solución, porque claro, es refácil estar en contra de todo, pero vaya que se nos complica cuando nos piden la solución para tal o cual problema.

Ya, está bien, que se promulgue y entre en vigencia una ley de tenencia responsable, ¿acabará eso con la existencia de los perros vagos? No, pasará lo mismo que con todas las leyes que existen, no terminan con el problema, solo sanciona a quienes no la obedecen. Por tanto, si bien no estoy a favor de matar a todos los perros callejeros (eso que soy víctima de ellos cuando viajo en mi moto o bicicleta), estoy consciente de que deben ser sacados de las calles para la seguridad del ser humano (recuerdo que más de una persona a muerto a causa de las mordeduras de estos animales) y lamentablemente la solución más efectiva sería la de matarlos.

¿Cuál es la solución que tu ves para este problema? ¿Estarías dispuesto a domesticar y llevar a tu casa a alguno de estos perros callejeros para que dejen de serlo?

Buenos días, buenas tardes, buenas noches.

miércoles, 9 de enero de 2013

Bolas mágicas

No sabía que existían, no sabía que siempre estuvieron ahí, al alcance de mi mano.
Descubrirlas fue todo un acontecimiento histórico, de esos que marcan tu vida... bueno, mi vida. Más aún, descubrir su utilidad fue más grandioso aún.

Te hablo de mis bolas mágicas. Desde hace mucho tiempo que las miraba, las palpaba, sabían que tenían que servir para algo, pero no me imaginaba para qué.
Cuando mi mujer las conoció pensó "esas bolas no sirven para nada", y algo de razón le encontraba. Tal vez ella hablaba con más certeza, pues en su vida debe haber conocido varias de esas bolas, claro, no como las que tengo yo, pero parecidas... y deben servir para lo mismo.

Cuando supe para que servían las utilicé y el resultado fue óptimo, efectivamente cumplían con su objetivo, no digamos que en un 100%, pero sí lo cumplen. Puede ser que funcionen en la medida que se sepa sacarles el máximo de provecho... es que estas bolas pareciera que son un poco mañosas.

Ahora estoy feliz con mis bolas mágicas, si hasta mi mujer está más contenta con ellas, no del todo, pero sí disfrutando de las maravillas que hacen.
Y por tan solo $6000 conseguí mis bolas mágicas para lavar toda la ropa de la casa (espero que no hayas pensado en otra cosa) y sin comprar más detergente. Duran 1000 lavados y de verdad que limpian. La ropa que tiene manchas, como casi siempre se hace, se debe tratar aparte, ya sabes, con un quitamanchas, con un pre lavado, etc., así lograrás tener ropa limpia y a un muy bajo costo para tu bolsillo.

Ya sabes, si descubres que también puedes tener bolas mágicas, no dudes en adquirirlas.

Buenos días, buenas tardes, buenas noches.

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites