Seguir por email

lunes, 22 de junio de 2015

El sexo débil

Muchas veces he escuchado y leído sobre mujeres que se quejan de esa etiqueta que se les pone sobre ser el "sexo débil", y la verdad es que les encuentro razón, no tienen por donde ser el sexo débil, pues muchas veces son más fuertes psicológicamente que lo que un varón puede soportar. Incluso físicamente muchas mujeres son más fuertes que muchos varones.

En lo que se caen eso sí las mujeres es en esa eterna necesidad de aprobación. Es una necesidad que también está presente en el varón, pero que es mucho menos notoria.
La mujer necesita ser aprobada por el resto de la gente desde que se despierta. Eligen ropa pensando en "verse bien", pero ¿verse bien para quién? Claro, dirán que es para que ellas mismas se sientan bien, pero es solo una forma de decirlo, pues ese sentirse bien depende de como la perciba el resto de las personas. Si acapara miradas, si acumula piropos se sentirá bien. Si pasa desapercibida se sentirá bien. Pero si alguien le dice algo en contra de su apariencia física, uf, ahí se pueden venir abajo completamente.
De más está decir que siempre hay excepciones a estas palabras que acá escribo, no a todas las mujeres les sucede lo mismo.

Lo que más me llama la atención es cuando son las propias mujeres las que se hacen ver como el sexo débil, como quienes necesitan la aprobación popular para cada cosa que hacen. Esto se ve muy patente para fechas como el día del padre donde en redes sociales abundan fotos y comentarios con frases del estilo: "felicidades a todas las madres que hacen de padre también". Y entonces salen las amigas a felicitarlas y saludarlas, que es justamente lo que esas madres quieren, que se les valore esa labor que hacen.
No creo que sea un secreto de que también hay varones que han tenido que criar solos a sus hijos o hijas, sin embargo ellos no se andan saludando por redes sociales para el día de la madre, y no lo hacen por dos motivos: saben perfectamente que nada ni nadie reemplazará a la madre, por mucho empeño que le ponga él siempre será padre y no padre y madre a la vez (lo mismo pasa en el caso contrario, pero por ahí son un poco más duras de entender las chicas); y como segunda cosa, estos padres solteros no necesitan de los aplausos ni los saludos por su labor, ya que son felices por el solo hecho de hacerlo y entienden que esa felicidad no se la dan los aplausos sino el amor de sus hijos.

La fortaleza no está en la palabra, sino en la actitud de vida.

Por supuesto que no espero que estas palabras le caigan bien a todo el mundo, es más, hasta puedo esperar las réplicas, el debate y el desagrado de algunas personas para conmigo, pero bueno, es parte de la vida, no puedo caerle bien a todos, y eso tampoco es malo.

Buenos días, buenas tardes, buenas noches.

viernes, 12 de junio de 2015

El fútbol y el mundo

El fútbol no resuelve problemas sociales.
El fútbol no hará que te suban el sueldo.
El fútbol no terminará con la mala atención en salud.
El fútbol no logrará que te dejen de sacar más y más plata con las AFPs.
El fútbol no mejorará la educación ni la hará gratis.
El fútbol no acabará con la pobreza mundial.
El fútbol no te motivará a querer a tus gobernantes.
El fútbol no te permitirá quedarte en cama hasta más tarde en vez de ir a trabajar.
El fútbol no encarcelará a los delincuentes.

Todo eso es cierto, todas esas cosas no se logran con el fútbol ni tampoco se olvidan con un partido de fútbol. El mundo sigue girando y siempre quedan problemas por resolver.
El fútbol no es un invento de los gobernantes para usarlo como elemento distractor. Es más, quien se olvide de la vida misma por el fútbol es porque no ha establecido del todo bien sus prioridades.

El fútbol es un juego, es pasión, es alegría, es divertirse un rato, pasar gratos momentos. Y si tu equipo gana, mucho mejor, porque la alegría dura un buen rato más.

No te amargues por la gente que disfruta del fútbol. Sabemos que hay problemas reales por resolver, pero el que gocemos de esos 90 minutos de fiesta no quiere decir que nos olvidaremos del resto.

Alégrate, aún es tiempo.

Buenos días, buenas tardes, buenas noches.

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites