Seguir por email

lunes, 30 de marzo de 2009

Un exquisito suspiro limeño

Hace unas semanas el otrora DT de la selección chilena Nelson Acosta, dijo que Marcelo Bielsa no había provocado ninguna revolución en el fútbol chileno, al menos no en la selección. Lamentablemente para el calvo entrenador, cada vez que la selección chilena juega internacionalmente deja en lo más alto el nombre de Chile.
Acosta, tuvo una generación privilegiada a cargo, prácticamente esa selección jugaba sola y de memoria, más por mérito de la calidad de los jugadores que del propio técnico. Aún así, con todos los puestos muy bien cubiertos sacó un equipo timorato a enfrentar a Argentina en el Nacional y se vino derrotado desde Lima. En cambio con Bielsa la selección chilena salió a ganar frente al poderoso combinado argentino y ante un fiero Perú en una hostil tierra limeña. ¿Me va a decir que eso no es revolución?

Marcelo Bielsa no sólo cambió la manera táctica en que Chile se pararía en cualquier cancha del mundo, sino que logró motivar y mentalizar a cada jugador de la Roja en que sí se puede salir a ganar siempre, que no es necesario defenderse cuando el rival es, en papel, superior. Es cierto que las cosas no han salido siempre, pero fácilmente a Argentina se le podría haber goleado y a Perú mucho más.

El llamado clásico del Pacífico fue para quien quiso más, para quien fue más inteligente, para quien entró con más ganas. Chile zozobró en los primeros minutos producto del nerviosismo de Carmona y de Islas, pero con el paso de los minutos éstos se afirmaron y consiguieron manejar a su antojo las zonas que tenían asignadas.
Perú no supo llegar, y cuando se vio con posibilidades siempre estuvo la seguridad y rapidez de Claudio Bravo, si hasta de cabeza sacó pelotas. El gol es completamente culpa del error de la defensa, no puede ser que saquen un remate entre 3 defensas. Pero en términos generales Chile tuvo una gran defensa, tanto así que hasta parecían atacantes.

Hace algunos años se intentaba sacar un empate en Lima con apenas dos delanteros, en cambio ayer se fue por el triunfo y no sólo con 3 delanteros, sino que con 6 ó 7, si era increíble como llegaba la Roja por todos lados. Por la izquierda llegaron siempre de a 2, por la derecha bastaba con Alexis y sus gambetas, por el centro llegaban 2 más, y casi siempre se sumaba uno o dos para hacer más presión.  Eso tuvo a los del Rímac sin las cosas claras, no sabían como detener los ataques ni como provocar los propios, estaban nublados. Y ni hablar de Vargas, bastó ver una de sus tantas patadas del primer tiempo para darse cuenta que sería expulsado. En el momento que le pusieron la amarilla por reclamar (quizás reclamó que no mató al jugador chileno como para que cobrara falta) me di cuenta que sería expulsado, si parecía karateca de tanto que pegó, casi le vuela la cara a Alexis Sánchez en la jugada del penal.

En definitiva, Chile una vez más ganó, una vez más esta selección está haciendo historia y es gracias al constante ataque desplegado, de esa manera se impidió el armado de los rivales y se generaron los 3 goles. El tercero fue una muestra del cero egoísmo de estos jugadores y de lo bien que la puedan tocar cuando andan motivados.

Al ritmo del vals peruano, del suspiro limero y de las papas a la huancaina se despide este servidor.

jueves, 26 de marzo de 2009

Jugadores volando bajo

Este comentario va en especial para la gente que trabaja junto a mi padre, pues según él me comenta han estado esperando el comentario futbolístico por la fecha recién pasada y apuesto que son los hinchas de los equipos chicos los que lo han solicitado, así que para ellos vayan las siguientes líneas.

El Cacique, después de ganar inapelablemente y a gran nivel al actual campeón de la Copa Libertadores entró en un receso. Este receso se produjo porque los jugadores, en su mente, se dijeron a sí mismos "tranquilos, estamos jugando tan bien que no tenemos que esforzarnos para ganar en Chile". Craso error, nunca hay que mirar en menos a los rivales, menos si uno de ellos es quien está liderando el Torneo de Apertura. Se miró en menos a un gran equipo, a un conjunto que juego casi de memoria y que más encima lo hace bien. Como resultado pasamos la peor vergüenza del año y quizás del lustro, nos embocaron 5 goles y pudieron ser más, todo por creerse los mejores.

Está bueno que despertemos y que seamos realistas, no somos los mejores de Chile, pero tenemos muchas oportunidades para serlo, el talento está, si hasta Luchito Mena está jugando bien. Ahora tenemos que creernos el cuento y responder a los millones que estos jugadores ganan. No me vengan con la excusa de que estamos en dos campeonatos a la vez, para eso se les paga, así que pongan empeño y ganas, que si no ni a los play offs llegaremos.

viernes, 20 de marzo de 2009

Ayer vi un vídeo de una presentación de Ismael Serrano donde antes de comenzar la canción leía la carta de un naúfrago que la arrojó al mar dentro de una botella. En esa carta contaba sobre lo que sintió al caer en esa isla a la que había caído. Lo primero fue miedo, tanto miedo que lloró por una semana. Le vino también la angustia por todo lo que había quedado atrás y que difícilmente volvería a ver, las personas, las cosas, todas esas vivencias. Pasaron los meses y se acostumbró tanto a esa isla que ya no quería volver, cuando veía algún barco que pasaba cerca se escondía para que nadie lo rescatara.

Somos rebuenos para crearnos islas, y a veces llegamos a ellas porque queremos, otras porque simplemente el barco se remeció y nos botó en la mitad del camino. Muchas veces necesitamos que llegue un barco a rescatarnos porque no nos dan las fuerzas para salir por las nuestras. Otras veces construimos una balsa y nos lanzamos de vuelta a tierra firme, en un viaje que puede no tener buen fin.

Tampoco se trata de que uno quiera quedarse en la isla, sino que hay momentos de la vida en que necesitas apartarte del resto para meditar, para reflexionar sobre lo que ha sido tu vida de viajero. Y ahí está lo importante de estar en esa isla, de buscar en esa soledad reflexiva lo que te haga ser mejor.
No es que uno quiera quedarse, sino que después de un tiempo te acostumbras a estar ahí. Se ve la vida de otra manera, aprecias mucho mejor lo que dejaste y lo añoras, pero no quieres volver hasta saber que todo será mejor... sobre todo porque a un naúfrago no le hará mal esa soledad.

Bueno, la canción de Ismael Serrano trata sobre un hombre que vive en una soledad que no buscó, pero que pese a ello es feliz y se quiere. Se llama "Canción de amor propio".

Cuando el naúfrago vuelva a quererse podrá darse las fuerzas necesarias para regresar.

martes, 17 de marzo de 2009

Mi primera vez

Recuerdo muy bien esa noche de sábado. Estaba algo nervioso, pero a la vez ansioso de que ocurriera. Por comentarios de mis amigos algo sabía, me decía que era muy bueno, que no me arrepentiría, pero aún así me daba nervios.
La tomé de la mano y me dije "aquí estás, ya no hay vuelta atrás", y eso me puso más nervioso, pues no sabía que hacer, que decir ni como actuar.

A media luz estábamos y la música invitaba a hacerlo, pero yo no sabía como empezar, me daba susto, ¿y si le dolía? Uf, tantas cosas pasaban por mi mente. ¿Cómo había que moverse? ¿Qué había que decir?

En algunos foros había leído sobre esto, pero en definitiva no habían recetas para hacerlo, sólo había que lanzarse. Ahí entendí eso de que "la primera vez no es fácil".
Pero como estaba ahí no me quedaba otra, me armé de valor y lo hice...

Pese a la difícil debo decir que fue muy placentero.

Será imborrable aquella primera vez bailando en la Disco.

lunes, 16 de marzo de 2009

Jugando con la mediocridad

A pedido de algunas personas (hinchas de la UC), escribiré esta nota sobre lo que fue el partido de ayer. Empezaré diciendo que la crisis económica y las ganas de estar con mi familia jugaron en contra de que estuviera presente en el estadio. En la casa no tengo televisión por cable y salir a ver el partido a otro lado implicaba deja de hacer otras cosas, por lo tanto no vi nada del partido, sólo un resumen vía internet. Leí los comentarios y escuché algo en la ADN hoy. Comenzaré diciendo que Universidad Católica jugó a gran nivel y ganó correctamente el partido, lo cual es muy bueno si tomamos en cuenta que dos jóvenes jugadores nacionales destacaron, uno de ellos será seguramente el portero de la selección nacional en algunos años más, y el otro es un delantero de grandes condiciones al cual hay que sacarle mucho provecho, me refiero a Christopher Toselli y Matías Rubio. Si Colo-Colo no jugó al nivel que lo que hizo el jueves fue exclusivamente porque no los dejó el equipo de la franja. Por ahí hubo algunos chispazos, pero siempre se encontraban con la persona del Toselli que detenía cualquier intento de gol. Esa pelota que le sacó de los pies a Lucas Barrios apenas comenzado el partido fue para ponerla en un marco. Me parecería mediocre decir que el Cacique perdió porque estaban cansados... por favor, somos adultos, si un jugador no está en la plenitud de sus condiciones puede decirle al DT que mejor ponga a otro; por otro lado, Barti no debe andar preguntando si se la pueden o no, si él considera que lo del jueves fue muy desgastador, entonces debe realizar cambios, para eso es autoridad en la cancha. Tampoco perdimos por el penal no sancionado del segundo tiempo, si es por eso también deberíamos decir que a los cruzados tampoco le cobraron un penal en el primer tiempo. Simplemente se perdió por ser irresponsable y dejar que el rival lo hiciera todo. Ya está bueno de mediocridad y de refugiarse en cosas como "es que estábamos cansados", no señores, se les paga una millonada para que jueguen y rindan, así que me parece pésimo que se diga eso. Felicidades a los hinchas de Universidad Católica, al menos ahora tendrán algo que celebrar este año.

viernes, 13 de marzo de 2009

A lo grande

Lo más probable es que los detractores del Albo digan que nos estamos agrandando mucho cuando apenas le ganamos a un equipo ecuatoriano, pero dejen que les diga que ese equipo ecuatoriano es el actual campeón de la Copa Libertadores, es decir, no es un triunfo menor.

Mejor que el haber ganado fue que se logró jugando a gran nivel, poniendo mucho fútbol, mucho amor propio por parte de cada uno de los jugadores. Barti dijo que jugando así le ganamos a cualquiera y puede ser, porque ayer, por lo menos, se vio un sólo equipo en la cancha: Colo-Colo. Desde el pitazo inicial se buscó el gol, no se le prestó la pelota al rival y eso no pasa porque Liga no haya querido ganar (porque hay que decirlo, venían a buscar el empate a cero), sino que pasa por la actitud dominante del Cacique.

Esta vez fue la galería Arica la "elegida" para ver el partido, sí, la misma que ocupa la Garra Blanca. Ahí estaba yo, metido entre esa fauna chilena. Digo fauna no de manera despectiva, sino por la gran diversidad de personas que habían: niños, niñas, lolas, jóvenes, mujeres con sus bebés, hombres mayores, gente de barrio, gente de clase acomodada, en fin, de todo. Mas la pasión era una sola: Colo-Colo.
No fue desagradable estar ahí, pero la verdad es que se ve poco, hay que estar de pie todo el partido, hace calor y además sentí que no se cantaba lo suficiente como para ser la barra. O sea, se cantaba, pero eran los que estaban cerca de los bombos los que lo hicieron durante los 90 minutos, el resto cantaba 1 minuto y se quedaba en silencio. No es lo mío estar ahí, prefiero ver el partido sentado en algún otro lugar.

Lo importante fue que se ganó, se jugó muy bien y se goleó. Seguimos en pelea en esta Copa, pero como viene un pequeño receso habrá que ocuparse del torneo local y esperamos que este domingo nos comamos otra papita, un poco más paltona, pero papita al fin y al cabo.

martes, 10 de marzo de 2009

Tres corazones

Los dos se miraron.
La casa en silencio, sólo a lo lejos se escucha la respiración de un niño durmiendo, muy feliz y seguro con sus padres tan cerca. Un silencio que hablaba por sí solo...
Las miradas no se despegaban.

Ella sabía que el fin había llegado. Él sentía que lo estaba logrando.

La tristeza era parte de esa noche. Se respiraba la pena y la derrota, la amargura y frustración.

La monotonía estaba ganando, la rutina se apoderó de esa pareja y les quitó las ganas.

Ya nadie era capaz de sonreír...

Tres corazones que querían vivir, uno feliz, con la alegría infinita de los niños; otro esperanzado, como quien ve la meta a lo lejos; y otro desilusionado, como quien esperaba con ansias el regalo que nunca llegaría.

Tres corazones...

Un gran Amor.

miércoles, 4 de marzo de 2009

Así se juega

Nos daban por muertos, dijeron que este equipo no ganaría nada, que mejor hacer las maletas y olvidarse de la Copa. Lo más triste es que eso también lo dijeron muchos "colocolinos", sí, esos mismos que ahora andan celebrando la victoria conseguida ayer en Brasil, esos mismos que amenazaron al gran Kalule por llamarlos tontitos, quien no será un jugador muy técnico, pero cumple su función principal: quitar pelotas.

Señores, señoritas, Colo-Colo está más vivo que nunca, el Cacique remonta el vuelo y se mete en la pelea del grupo 1 de la Copa Libertadores. Nuevamente el equipo Albo deja en lo más alto el nombre de Chile, sobre todo después de que otro equipo chileno fue a hacer una papelón deportivo la semana pasada. Sí, podrán decir que Gremio es mejor que Palmeiras y que obviamente había que jugarle con resguardos, pero éstos se pasaron, jugaron los 11 en campo propio, no pasaron nunca la mitad de la cancha.

Anoche Colo-Colo demostró que el fútbol chileno se la puede, que podemos jugarle de igual a igual a cualquiera y en cualquier cancha. Ahora hay que mantener el tranco ganador.

Disfruten junto a estas imágenes de este bonito triunfo.

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites