Seguir por email

martes, 18 de junio de 2013

El valor de la inteligencia

Una de las características más valoradas por el ser humano (al menos del chileno) es la inteligencia. Es así como uno de los primeros piropos que nos dicen cuando bebés es: "mira, qué inteligente, le puse el dedo y me lo agarró firme", lo que no saben es que eso es un acto reflejo y no se trata de ser más o menos inteligente, pero como piropo siempre sirve.
Esto bien lo saben los publicistas y todos aquellos que quieren vender algo, pues una de las primeras cosas que escucharás de ellos es: "sea inteligente, compre un... bla bla bla".

"La compra inteligente": qué buena forma de vendernos la pomada, si hasta nos creemos inteligentes cuando cambiamos el auto cada dos años, porque eso dice la publicidad, cada 2 años es una compra inteligente, por tanto, si no lo cambias eres un tonto. ¡Pamplinas!, conozco automóviles que llevan más de 10 años circulando y no tienen ninguna falla, están muy bien mantenidos y arrancan a la primera, ¿para qué vender un auto a los 2 años y endeudarme en otro? Al final siempre estaría pagando un auto para "evitar" las visitas al mecánico. No sé, yo encuentro más caro comprar un auto nuevo que ir al mecánico.

El sistema educacional chileno nos dice que la persona inteligente es aquella que sabe mucho, que saca las mejores calificaciones y cosas como ésas. Se inventan escalas para medir algo que según su definición no es medible: capacidad de comprender; capacidad para resolver problemas. Un problema resuelto en 5 minutos o resuelto en 5 horas es un problema resuelto, por lo cual esas dos personas son igualmente inteligentes, ya que tienen esa capacidad de resolución.

Y ahora nos vendieron otra pomada: los juegos de inteligencia, y ahí meten en el saco a las maquinitas de apuestas y al ya tan famoso Candy Crush, y como nos dijeron que eran para inteligentes ahí estamos, tratando de superar los famosos niveles... yo voy en el 49.

Dicen que lo que diferencia al humano de los animales es la inteligencia y sinceramente, al ver a algunos seres humanos, lo dudo.

Buenos días, buenas tardes, buenas noches.


martes, 4 de junio de 2013

Educación chilena, tarea de todos

¿Qué se entiende por educar? En una sociedad de mercado como la chilena y sobre todo, con el alto nivel de consumismo que tenemos, la educación también es un producto que debe ser medido, es por ello que existen las pruebas con escala de notas del 1 al 7, existe el SIMCE, la PSU y varias otras mediciones más. Esa es la educación por la que se está peleando desde hace algunos años, porque mejore la calidad de ésta, para que todos tengan la posibilidad de estudiar sin endeudarse tanto y obtener buenas calificaciones.

La educación va mucho más allá que el conocimiento sobre alguna materia en particular o sobre todas y cada una de ellas en general, educar tiene que ver con el ser humano completo, no solo con una parte de él. Un colegio, una universidad, nos pueden entregar las herramientas necesarias para desempeñar bien un trabajo, para leer bien, para saber sumar, pero si no sabemos enfrentar la vida estamos fritos.

Día a día nos enfrentamos al triunfo y al fracaso, al llanto y a la risa, a personas agradables y de las otras, y el poder levantarse después de caer, el ser buena persona, el pensar en los demás al momento de desempeñar mi trabajo y muchas cosas más, no son medibles, no hay PSU que te diga si vas bien o no.

Pero esta sociedad al parecer no necesita eso, nos llenamos de ránquines con los "mejores" colegios, las "mejores" universidades, los mejor evaluados en el SIMCE, etc. Luchamos para que nuestros hijos e hijas entren a un buen colegio que los lleve a la universidad, muchas veces no endeudamos para ello.
Sin embargo nos olvidamos de prepararlos para la vida, para enfrentar las situaciones, para pensar en el otro y salir de la burbuja en que la sociedad capitalista nos quiere meter a cada uno de nosotros.

Hay colegios que educan integralmente a las personas, no sé si existe una universidad en Chile que también lo haga, pero si fuera así, esto no es misión de los establecimientos "educacionales", sino que es tarea de cada uno de nosotros, de educar seres humanos pensantes en nuestros hogares, de transmitir valores que les permitan enfrentar cada momento de sus vidas.

Un viejo y conocido refrán dice "no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy". Yo me permito transformarlo en "no dejes en manos de los demás lo que DEBES hacer tú".

Buenos días, buenas tardes, buenas noches.

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites