Seguir por email

jueves, 31 de marzo de 2016

El amor mata



Hace poco tiempo un periódico chileno tituló "El amor y los celos la mataron" en directa alusión a un caso del homicidio de una mujer a manos de su "novio". Desafortunada frase para el titular de un Diario.

Y digo de un Diario porque si esa misma frase la ocupamos en un libro  de psicología o filosofía el efecto no sería el mismo, ya que si alguien lo leyó es porque probablemente quiera adentrarse más en el artículo y leerlo completo, donde el autor se puede explayar sobre lo que quiere decir.

Yo sostengo que el amor sí mata. Pero no mata físicamente, pues nadie muere de amor.
Cuando amas hay algo en ti que muere. El verdadero amor te mata el egoísmo, propio de todo ser humano. Se muere esa preocupación exclusiva en ti mismo y nace algo que nunca habías sentido antes: el querer que la otra persona esté bien y feliz. Mueres para ti mismo y naces para el otro.

Esta muerte la experimentan todos quienes realmente han conocido el amor, ya sea de pareja, de hijo, de amigo, de papá o mamá, de lo que sea. El padre o madre muere para sí mismo y se entrega completamente a su hijo. Muchas veces incluso muere para su pareja, pues no sabe como manejar ni encauzar este amor que siente por ese pequeño. En la mayoría de los casos mueren los carretes, muere esa vida social que tenías y te entregas a una nueva vida social, a esa que tiene que ver con tu hijo y que te lleva a cumpleaños infantiles y a hablar de pañales, pataletas, travesuras y todo lo que tenga que ver con el ser más pequeño de la casa.

El amor mata. El amor se lleva esa cápsula que te encierra en ti mismo y te hace ver que hay otro a quien quieres hacer feliz. El amor mata hasta esa "necesidad" por comerse hasta el último bocado del pastel para poder darle a esa otra persona no solo una probada, sino todo.

Es una muerte transformadora, hermosa, que te hace sentir mejor, que te muestra de lo que eres capaz y te sorprende día a día. Es una muerte que no deja ni víctimas ni victimarios, solo beneficiados.

Sí, yo puedo decir que el amor mata.

Buenos días, buenas tardes, buenas noches.

3 comentarios:

...si es como expones, soy feliz de estar muerto de amor. Gracias Polo. Un abrazo fuerte desde Concepción

Grande Many. Un abrazo enorme desde Santiago.

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites