Seguir por email

miércoles, 26 de marzo de 2014

Linchamiento público

La historia cuenta que hubo una época en la cual a las personas acusadas de brujería se les asesinaba en la plaza del pueblo para que así todos vieran el castigo y entendieran al peligro al cual se exponían si hacían lo mismo. También se lapidaron, crucificaron, ahorcaron, guillotinaron, etc., a delincuentes en distintos pasajes de la historia y en distintas culturas.

Hoy ya es habitual, al menos en Chile, ver linchamientos en plena calle a "lanzas" o ladrones que se les pilla en el acto mismo. Hasta un grupo de estudiantes agarró como pudo a un delincuente y lo dejaron más aporreado que piñata mexicana.

Pero hay otro linchamiento que me llama profundamente la atención y a la vez me asusta un poco, es la acusación pública utilizando Internet.
Recuerdo un capítulo de la serie Garfield donde nuestro querido gato decía "si aparece en televisión debe ser verdad". Ahora la premisa pareciera ser: "si se publica en Internet debe ser verdad". No hay ningún tipo de investigación, simplemente se cree lo primero que se comenta, publica o se rumorea, ya sea mediante un blog, o alguna de esas redes sociales tan utilizadas como la del cara de libro o aquella del pajarito.

Es re fácil, agarras una foto de alguien y cuentas la historia de que anda manoseando en las micros, en el metro, que es un pedófilo, que le pega a las mujeres, que trata mal a la gente, que estafa, que maltrata animales, etc. Da lo mismo si es verdad o no, siempre habrá alguien que te creerá y compartirá la noticia, llenará de improperios a la persona, publicará su nombre, su dirección y hasta podría ser golpeado por la gente que quiere "hacer justicia".
Lo terrible es que todo puede ser una mentira inventada por alguien que le tenía "mala" a esa persona y decidió vengarse de esta forma. Puede ser un despechado o una despechada que se inventa toda esta historia y le produce este tremendo daño a él (o ella) y a todo su entorno que se ve afectado.

Para los creyentes solo Dios es la verdad absoluta, todo el resto quiere acercarse a esa verdad, pero a fin de cuentas cada uno tiene SU verdad, que a veces resulta ser todo lo contrario a la realidad... pero hay gente que la cree.

¿Hasta dónde llegaremos con esto?
¿Necesitamos ver el cadáver de un inocente para que se detenga esta "viralización" de denuncias que pueden no ser reales?
Yo no digo que todas esas historias sean mentiras, pero ¿Tengo la certeza como para apoyarla y "lapidar" a este personaje?

Buenos días, buenas tardes, buenas noches.

0 comentarios:

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites