Seguir por email

miércoles, 9 de enero de 2013

Bolas mágicas

No sabía que existían, no sabía que siempre estuvieron ahí, al alcance de mi mano.
Descubrirlas fue todo un acontecimiento histórico, de esos que marcan tu vida... bueno, mi vida. Más aún, descubrir su utilidad fue más grandioso aún.

Te hablo de mis bolas mágicas. Desde hace mucho tiempo que las miraba, las palpaba, sabían que tenían que servir para algo, pero no me imaginaba para qué.
Cuando mi mujer las conoció pensó "esas bolas no sirven para nada", y algo de razón le encontraba. Tal vez ella hablaba con más certeza, pues en su vida debe haber conocido varias de esas bolas, claro, no como las que tengo yo, pero parecidas... y deben servir para lo mismo.

Cuando supe para que servían las utilicé y el resultado fue óptimo, efectivamente cumplían con su objetivo, no digamos que en un 100%, pero sí lo cumplen. Puede ser que funcionen en la medida que se sepa sacarles el máximo de provecho... es que estas bolas pareciera que son un poco mañosas.

Ahora estoy feliz con mis bolas mágicas, si hasta mi mujer está más contenta con ellas, no del todo, pero sí disfrutando de las maravillas que hacen.
Y por tan solo $6000 conseguí mis bolas mágicas para lavar toda la ropa de la casa (espero que no hayas pensado en otra cosa) y sin comprar más detergente. Duran 1000 lavados y de verdad que limpian. La ropa que tiene manchas, como casi siempre se hace, se debe tratar aparte, ya sabes, con un quitamanchas, con un pre lavado, etc., así lograrás tener ropa limpia y a un muy bajo costo para tu bolsillo.

Ya sabes, si descubres que también puedes tener bolas mágicas, no dudes en adquirirlas.

Buenos días, buenas tardes, buenas noches.

0 comentarios:

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites