Seguir por email

jueves, 23 de diciembre de 2010

Amig@ secret@

Todo aquel que pertenece a algún grupo, ya sea de amigos, de curso, de vida o de trabajo, se ha visto inmerso en más de una ocasión en el famoso y "original" juego del Amigo Secreto, y es completamente discutible si es entretenido o no, lo que no podemos negar es que cuando se hace con un grupo de gente donde no todos se llevan bien la cosa ya no es tan grata.

El primer momento de este juego es a veces lo más importante: sacar el papelito con el nombre de la persona a la cual le debes hacer el regalo, y por supuesto, antes de, ya tienes tus favoritos o favoritas. Si estás en la pega, no quieres que te toque el chupamedias, la vieja pesá o el Jefe, y si te sale en el papelito ese nombre entonces dices "ah, salí yo, tengo que sacar otro" y eso lo haces hasta que te toca alguien que no te cae mal, pero que no necesariamente te cae bien.
El problema en el trabajo es cuando te toca alguien a quien no conoces mucho y por lo tanto no sabes que regalarle. Si es mujer optas por una cosa de esas aromáticas, velas o chocolates, y si es varón te sacas el "cacho" con una botella de vino, el problema es que no todos gustan del vino, pero como no importa tanto, lo regalas igual. Y si te toca el Jefe o la Jefa, uf, menuda misión elegirle algo, no puedes desteñir.

Una cosa muy importante es decidir de antemano el monto mínimo del regalo, lo malo es que con eso no te aseguras algo que te guste, por lo que en muchas ocasiones te quedas mirando para la carnicería con el regalo que te tocó. Por ejemplo a mí, una vez, me tocó un juguete de plástico que no debe haber costado más de $500, claramente quien me hizo ese regalo me tenía mucha mala, pero claro, uno tiene que hacer como que le gustó la cosa, es el llamado "cinismo navideño". Una vez vi a alguien recibir un prendedor de avión que no servía para nada, y también tuvo que hacer como que le gustaba.

Ahora, la gracia es que el amigo siempre sea secreto, por lo menos eso evita los bochornos y los posteriores desprecios por el regalo que entregaste o que recibiste. Si se acuerda de antes que el regalo lo entrega cada uno, entonces la cosa cambia, te "obligas" a hacer un buen regalo de acuerdo al presupuesto acordado.

En lo personal, me carga jugar a eso en la pega, pues no conozco a todos los que trabajan en esta universidad y ni ahí con regalarle algo a gente que apenas sé como se llama. Afortunadamente en mi trabajo me dan la posibilidad de elegir si juego o no, así que yo elijo no jugar y ahorrarme malos ratos. Sí, me pueden llamar Grinch, lo acepto.

¿Y tú, juegas con ganas o a la fuerza?

Buenos días, buenas tardes, buenas noches.

2 comentarios:

¿la verdad? para que no sigan hablando, más encima me tocó de amiga secreta una tipa que si no le gustó el regalo lo va a saber hasta el director del hospital.
El año pasado no jugué ni participé en nada, este año jugué al amigo pero ni cagando me quedé en el cóctel, pagas la plata y viene a comer Pedro ,Juan y Diego.
Excelente opción POLO

PD:grinch es palabra en INGLÉS jajjajajaj fomentando nuestro idioma.

A mí siempre me tocaba la fea o el pelotudo más odioso de la oficina uuuufff

por suerte dejé la oficina jajajajaja

esta está buena ;)

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites