Seguir por email

miércoles, 17 de junio de 2009

Señales

Hace algunos años salió en la pantalla grande una película titulada "Señales", producida y dirigida por Mel Gibson, quien quiso, mediante este filme, entregar un mensaje cristiano a todo aquel que la viera, ya fuera creyente o no.

Según mi visión cristiana esta película nos entrega el mensaje de que Dios nos está enviando constante señales a nosotros, señales para que, si las seguimos, mejoremos nuestra vida, solucionemos nuestros problemas y seamos felices. Recuerdo cuando el hermano del protagonista y ex reverendo de la iglesia protestante le cuenta de aquella vez que estaba en una fiesta, sentado en un sofá junto a la chica que le gustaba y que estaba borracha, lo que era ideal para besarla ya que ella no lo tomaba nunca en cuenta. Cuando se iba directo a darle un beso le dieron ganas de estornudar y dio vuelta la cara para hacerlo, justo en ese momento ella vomita, si él no hubiese estornudado lo más probable es que ella le hubiese devuelto todo en su cuerpo. Este muchacho dijo que con el paso de los años entendió que esto fue un mensaje de Dios para él.

Supe de una amiga que se preparaba para su Confirmación y justo el día en que se fue de retiro para estar lista a ello le surgieron grandes dudas. Estando sola con Dios le preguntó "¿estás seguro que me quieres a mí?", y por supuesto que Dios no se le habló mediante la zarza ardiente ni la nube en el cielo, no, lo hizo mucho más simple y real. Al rato de haber hecho esa pregunta pasó cerca del lugar uno de los amigas que ella tenía en ese retiro, él la miró y le dijo "sí", ella lloró y le abrazó. Fue así de simple y hermoso, Dios le mandaba una respuesta, una señal de una manera muy bella, porque es así como Él se nos presenta, en el cuerpo y en la voz de algún ser humano.

Es muy probable que a ti también te haya ocurrido algo similar, quizás estabas muy triste, muy solo, esperando que alguien llegara a tu casa o te llamara por teléfono, querías saber quien estaba dispuesto a acompañarte en esos momentos, y cuando más lo necesitabas sonó el teléfono o el timbre y ahí estaba la respuesta, esa persona quería estar contigo. En esa persona también estaba Dios, ayudándote, consolándote, amándote y entregándote respuestas.
No cierres ni los ojos ni los oídos a estas señales, Dios te las entrega siempre y de ti dependerá escucharlas, verlas y seguirlas.

Que tengas un buen día.

1 comentarios:

Si uno le hiciera caso a todas las señales recibidas, estoy segura que no cometería errores, pues es cierto que siempre Dios se comunica con nosotros, lo lamentable es que preferimos no hacerles caso por que pensamos que estamos en lo correcto, luego cuando nos damos cuenta del error ya es demasiado tarde.

Por eso siempre es bueno comunicarse con nuestros angelitos, sean quienes sean y siempre pedirles consejo y poner mucha atención a los mensajes y hacerles caso.

Es mi humilde opinión, pues he pasado a llevar algunas señales y no han sido muy agradables los resultados.

Por eso hay que puro creer y confiar.

Besitos,

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites