Seguir por email

viernes, 13 de marzo de 2009

A lo grande

Lo más probable es que los detractores del Albo digan que nos estamos agrandando mucho cuando apenas le ganamos a un equipo ecuatoriano, pero dejen que les diga que ese equipo ecuatoriano es el actual campeón de la Copa Libertadores, es decir, no es un triunfo menor.


Mejor que el haber ganado fue que se logró jugando a gran nivel, poniendo mucho fútbol, mucho amor propio por parte de cada uno de los jugadores. Barti dijo que jugando así le ganamos a cualquiera y puede ser, porque ayer, por lo menos, se vio un sólo equipo en la cancha: Colo-Colo. Desde el pitazo inicial se buscó el gol, no se le prestó la pelota al rival y eso no pasa porque Liga no haya querido ganar (porque hay que decirlo, venían a buscar el empate a cero), sino que pasa por la actitud dominante del Cacique.

Esta vez fue la galería Arica la "elegida" para ver el partido, sí, la misma que ocupa la Garra Blanca. Ahí estaba yo, metido entre esa fauna chilena. Digo fauna no de manera despectiva, sino por la gran diversidad de personas que habían: niños, niñas, lolas, jóvenes, mujeres con sus bebés, hombres mayores, gente de barrio, gente de clase acomodada, en fin, de todo. Mas la pasión era una sola: Colo-Colo.
No fue desagradable estar ahí, pero la verdad es que se ve poco, hay que estar de pie todo el partido, hace calor y además sentí que no se cantaba lo suficiente como para ser la barra. O sea, se cantaba, pero eran los que estaban cerca de los bombos los que lo hicieron durante los 90 minutos, el resto cantaba 1 minuto y se quedaba en silencio. No es lo mío estar ahí, prefiero ver el partido sentado en algún otro lugar.

Lo importante fue que se ganó, se jugó muy bien y se goleó. Seguimos en pelea en esta Copa, pero como viene un pequeño receso habrá que ocuparse del torneo local y esperamos que este domingo nos comamos otra papita, un poco más paltona, pero papita al fin y al cabo.

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites