Seguir por email

miércoles, 14 de enero de 2009

Padres sin vida social

Apareció en el suplemento "Tendencias" de La Tercera, era un artículo sobre los 5 errores más comunes entre los padres de ahora. Este error decía de los padres que pierden su vida social por adecuarse a la de sus hijos.

Sí, leyeron bien, en esta época se da mucho que sean los padres quienes se adecúen a la vida de los hijos y no al revés, lo cual es un craso error. Por un lado está la infelicidad de los adultos, pues ven que su vida social, sus actividades deportivas, sus gustos de películas, sus paseos, todo, gira en torno al nuevo integrante de la familia. Por otro lado tenemos a unos pequeños que se van acostumbrando a que sus padres giren en torno a ellos y que por lo tanto los pueden manipular.

Estos padres se hacen nuevas amistades y son justamente quienes tienen hijos de las mismas edades de los suyos. Se ven en los cumpleaños, organizan "onces", salidas al parque, visitas al zoológico, etc. Lo peor de esto es que cuando quieren retomar lo que han dejado de hacer por años ya se sienten viejos y cansados.

Jacque y yo hemos decidido seguir con nuestras vidas en medida de lo posible, esto quiere decir que nos damos nuestros gustos si Gabriel no está enfermo y se puede quedar en casa de alguna de sus abuelas. Lo malo es que nos ha tocado vivir el estigma social.

Así es, cuando estábamos sin la presencia de Gabriel en nuestras vidas teníamos más "amigos" o conocidos que nos visitaban y nos invitaban a carretes, pero apenas nació Gabriel fueron ellos quienes se alejaron y empezaron a suponer que no podríamos ir a ningún lado. A tanto llegó esto, que ya no se nos invitaba a nada, ni siquiera a los cumpleaños con fiesta de tiro largo y ni hablar de ir a dar fines de semana EJE, eso sí que se cortó de inmediato, si mal no recuerdo nos invitaron una sola vez desde que nació Gabriel.
Empezaron a suponer que estaríamos con nuestro hijo y con sueño a tempranas horas.

Está bien, reconozco que todos los fines de semana no estaremos en carretes, pero no por eso van a dejar de invitarnos. Por favor, no supongan que dejamos de tener vida social. También hemos estado en fiestas de matrimonio, hemos salido solos hasta tarde, hemos estado en asados hasta altas horas de la madrugada, todo va en la planificación que hagamos. Puede que si nos invitan el mismo día a algo les digamos que no, pero es sólo una posibilidad, no se pierde nada con invitar, claro, siempre y cuando quieran contar con nuestra presencia.

Somos padres, somos jóvenes (sí, lo soy todavía) y somos alegres, nos gustan las celebraciones y bailar, es cosa que pregunten no más, hasta cueca bailamos la madrugada del domingo recién pasado.
Seguimos acá y con ganas de pasarlo bien.

Un abrazo.

0 comentarios:

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites