Seguir por email

jueves, 5 de junio de 2008

Haciendo historia


Corría el fin del otoño del año 1991 y toda una nación se entusiasmaba y veía por fin la posibilidad de ganar algo importante en una competencia deportiva. Veníamos recién saliendo de una dictadura y de muchos fracasos a nivel futbolístico.

Esta nación que se tiñó de sangre en un período de su historia vio en el fútbol una vía de escape a tantos problemas y un motivo para festejar.

La palabra fracaso se hacía familiar. Primero fue en 1962 cuando teníamos todo para ser campeones, pero nos tocó toda la magia de Brasil y quedamos fuera. Diez años más tarde era Colo-Colo quien tenía a toda la república (por ese entonces socialista) de Chile convulsionada; se hablaba de Nef, de Caszely, del Chamaco, de Véliz; se ganaba en el Maracaná y en Montevideo; estábamos a sólo un paso, pero ocurrió lo de siempre: no supimos definir en el momento decisivo.

Años más tarde Unión Española también hacía ilusionarse a todos con la posibilidad de gritar ¡Campeones!, pero tampoco pudo.

La década del '80 se veía fructífera, en los comienzos de ésta un equipo joven llamado Cobreloa llegaba nuevamente a la final de la Copa Libertadores de América, y lo hizo en 2 ocasiones con idéntico resultado: derrota.

Y nos dijimos "¿qué podemos hacer para ganar algo? Ah, ya, lo tenemos, organicemos un mundial juvenil". Así fue. El año 1987 recibíamos a las selecciones clasificadas para el mundial juvenil de fútbol. En la memoria quedaron los nombres de Lukas Tudor (retirado por malo de la actividad futbolera), Camilo Pino, Sandro Navarrete, Fabián Estay. Todo iba sobre ruedas hasta que Alemania nos hizo 4 goles y quedamos fuera de la final, obteniendo finalmente el cuarto lugar. Recuerdo que ese partido lo vi en la sala de clases del colegio, con todos mis compañeros de la básica. El campeón, Yugoslavia, su técnico: Mirko Jozic.

Nadie pensaba que ese hombre años más tarde lograría hacer que toda una nación se uniera para gritar a todo pulmón ¡CAMPEONES!

Fue el 5 de Junio de 1991 cuando este puñado de jugadores albos logró el Campeonato de la Libertadores de América, la Copa por fin se quedaba en casa. Nunca se borrarán de la mente los nombres de Daniel Morón, Eduardo Vilches, Lizardo Garrido, Javier Margas, Miguel Ramírez, Jaime Pizarro, Rubén Espinoza, Marcelo Barticiotto, Ricardo Dabrowski, Rubén Martínez, Gabriel Mendoza, Patricio Yáñez, Luis Pérez, Leonel Herrera, Raúl Ormeño, por supuesto el gran Mirko Jozic y algunos otros que sonaron menos, pero que también serán recordados.

Es cierto, fue hace ya 17 años, pero mientras sigamos siendo los únicos en haber logrado esa Copa seguiremos conmemorando su obtención.

Felicitaciones en este día a más de la mitad de Chile que hoy recuerda las celebraciones de ese gran logro. Sé que hay muchos azulitos y de otros colores que también celebraron y hoy se burlan de que conmemoremos algo tan antiguo, pero lo hacemos porque tenemos historia, porque somos grandes, porque somos sus padres y porque somos ¡CAMPEONES!

1 comentarios:

Asi es. Mientras en la actualidad unos pocos se han debido colgar de triunfos ajenos, la gran mayoria conmemora hoy un Aniversario mas de aquel dia, en que nuestro paìs se vistio de blanco y negro.

La Libertadores que en 1973 estuvo tan cerca de quedarse en nuestras vitrinas, pero que finalmete y de manera curiosa se la llevo Independiente de Avellaneda.

El viejo Veliz dice que esos partidos llenaban de alegria al país, en aquellos momentos de tensión politica y previos al "Pronunciamiento Militar".

Finalmente en el 91, el trofeo se quedaria en Chile. Y aun que de eso ya hacen 17 años, aquella noche permanece en la conciencia colectiva de nuestro país. Aun que lo nieguen, tal como hoy se pintan el pecho de azul y amarillo, ese dia Chile se vistio entero de Blanco y Negro.

Felicidades Compadre, en este dia especial para Chile menos unos pocos.



"En DALEALBO.CL"
Aquel 5 de Junio de 1991, inolvidable Colo Colo, en una jornada fría encontró por fin la gloria que tantos cuadros chilenos habían buscado hasta ese entonces: consagrarse campeón de la Copa Libertadores. Los corazones de la multitud en Pedreros se aceleraron a mil cuando Luís Pérez con dos obras maestras ponía de rodillas a Olimpia del Paraguay. Al final, estremecidos por el carrerón de Barticciotto para que Leonel Herrera, con el último aliento iluminara la noche de Macul. El mayor trofeo continental engalanaba las vitrinas de la institución.



El recuerdo nos hace evocar que 66.517 colocolinos en el Monumental y muchos miles más gritaron por el equipo del croata Mirko Jozic, después del partido millones festejaron en todo el país el mayor título ganado en la historia del fútbol chileno, ese día toda América se vistió de blanco y negro.



Hoy se cumplen 17 años de esa gesta impresionante que a muchos todavía les hace poner la piel de gallina. Es que a fuego se marcaron los desbordes de Marcelo Barticciotto, PatricioYañez y Rubén Martinez, la simpleza de Miguel Ramírez y Lizardo Garrido, las atajadas de Daniel Morón, el oportunismo y olfato goleador de Ricardo Dabrosky, el coraje de Gabriel Mendoza, la fuerza del capitán Jaime Pizarro, el esfuerzo de Eduardo Vilches, el sacrificio de Javier Margas, la paciencia de Juan Carlos Peralta y como no, los golazos de Lucho Pérez: todos dirigidos por un entrenador europeo que trajo la “revolución” al fútbol, pero también la seriedad en el trabajo y la disciplina táctica que hacía tanta falta.



La visión de los directivos que encabezaba el fallecido ex presidente, Eduardo Menichetti Fuente que tuvo la astucia para creer en este proyecto que se coronó con el máximo logro. Un recuerdo para todos quiénes lo hicieron posible.

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites