Seguir por email

lunes, 16 de junio de 2008

Con sangre de perro


Los más optimistas pensaron en que Chile golearía a Bolivia en la altura de La Paz, al menos la preparación había sido la adecuada. Los jugadores salieron unas horas antes desde Calama a Bolivia para jugar este trascendental partido, y lo hicieron escoltados por decenas de hinchas que alentaron sin parar durante el trayecto al aeropuerto.
Por otro lado estaban los mismos de siempre que decían que no funcionaría, que esta selección tan joven fracasaría en sus intentos y que sería mejor volver a casa... lo más triste es que hablan en la comodidad de su casa mientras sus excompañeros se rompen el lomo para lograr los objetivos.

Y en el estadio estaban alentando unos cuantos más, chilenos que viajaron o que viven allá y confiaban ciegamente en el triunfo.

Comenzó el partido y ya se notaba la disposición de la Roja: el ataque. No por ser visita y jugar en condiciones adversas buscaríamos el empate o perder por poco, había que ganar y eso lo demostraron en cada pelota que pelearon.

Bravo demostró que pese a estar toda una temporada sin jugar es un tremendo arquero, voló, ganó por arriba, ganó por abajo, en fin, podemos decir que estamos seguros en la portería.
Medel, con dos golazos y una marca férrea demostró porque le dicen "pitbull".
Jara, se comió la defensa, llegaba a todas y más encima salió jugando bien.
Fuentes, con oficio, áquel que te entrega la experiencia de manejar el puesto.
Cereceda, fiero en la marca, sabía que se jugaba su puesto y siguientes convocatorias.
Fuenzalida, quizás el más bajo dentro del equipo, pero así y todo se destaca su entrega.
Carmona, qué manera de quitar pelotas este hombre, y lo mejor es que siempre la entregó hacia adelante y a un compañero.
Morales, cumplió, no destacó, pero sí cumplió con lo suyo. Tuvo el gol dos veces, la primera desembocó en el gol de chilena y en la segunda pifió.
Sánchez, corrió mucho e hizo poco, cometió el mismo error de Suazo: no lo tocaba nunca.
Suazo, siempre molestando a los centrales y generando peligro, además tenía mansito al árbitro con él, si lo único que faltó fue que el de negro le pidiera la camiseta.
Beausejour, atacó y atacó, lo único que le faltó fue compañeros más solidarios en la ofensiva.
Al Piña le faltó Orellana para entenderse mejor.
Y el chico Mark dio puro jugó, entró, corrió, se cansó y nada más.

Así y todo ganamos porque fuimos superiores en la cancha, porque sin tener grandes jugadores el técnico supo pararlos en el campo de juego y lograr el objetivo por el que se trabajó.

Felicitaciones a la Roja, felicitaciones a los que se la jugaron con todo por hacer el día del Padre en Chile un día redondo. Y a los que prefieren los caballos y la farándula el más grande de los repudios.

Vamos por Venezuela el jueves, en el verdadero día del Padre.

1 comentarios:

Como lei en un blog amigo, por ahi .. se gano sin jugar bonito. Suazo y Sanchez no cumplieron con las expectativas del hincha. Medel sorprendio y yo pensaba que despues de la chilena pediria "dos bibidas".

Arturito Vidal; pobre wn!

El jueves con la vino tinto, cada vez mas alzada!

Date una vuelta por; http://producemonstruos.blogspot.com/

El blog de un antiguo compañero de colegio.

Saludos compa!

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites