Seguir por email

viernes, 8 de marzo de 2013

Lo imposible

Era imposible salvarse.

Era imposible sobrevivir a tamaña tragedia.
Era imposible poder relatar lo vivido cuando llegó la ola y arrasó con todo.
Era imposible mantenerse consciente después de recibir una segunda ola que se llevaba con furia todo lo que había a su paso.
Era imposible que alguien estuviera vivo cuando el mar se había llevado 288.000 vidas.
Era imposible que un niño de 4 años llegara a la copa de un árbol para esperar que alguien lo rescatara.
Era imposible que la infección no acabara con su vida.
Era imposible tener fuerzas en aquellos momentos de angustia y horror.
Era imposible pensar en el otro cuando el cansancio y la tristeza invadían todo su ser.
Era imposible volver a reunirse toda la familia una vez más.
Era imposible no llorar al ver el sufrimiento humano.

Era imposible ver a Dios en tanta desgracia.

Pero ahí estaba Dios, con su mano salvadora, con su mano llena de Gracia para ayudar a 2 pequeños niños a subir hasta lo más alto de un árbol y salvar la vida de ellos.
Dios estuvo para ayudar a todos aquellos que se salvaron pese a la magnitud de la tragedia.
Dios estuvo para darle energías a esas personas que sobrevivieron y que así pudieran ayudar a otros a salvarse.
Dios estuvo para recibir en su Reino a todas aquellas personas que perecieron en medio del mar que inundó la ciudad.
Dios estuvo para llevarse la infección que quería arrebatarle la vida.

Dios siempre estuvo, nunca los dejó, y ayudó a que esa familia: papá, mamá, 3 hijos, se reuniera nuevamente en un abrazo fraterno.

Dios no quiso que esa tragedia ocurriera, solo sucedió. Sin embargo estuvo para consolar a los caídos y sus familias, para ayudar y proteger, para mostrar el camino de la ayuda.

El tsunami del Océano Índico de diciembre del 2004 nos mostró con qué fuerza la naturaleza puede acabar con nosotros. Y también nos mostró la grandeza de Dios y del infinito amor que el ser humano es capaz de entregar.

Buenos días, buenas tardes, buenas noches.

3 comentarios:

No he visto esta película. Pero sí vi, "La vida de Pi" una película que lo llevará a reflexionar desde otro vértice. Un abrazo, camarada.

Compañera, también la vi, una muy buena película, excelente fotografía y maravillosa la experiencia y enseñanza que nos deja el protagonista.
Gracias.

Como siempre acertadísimo en tus reflexiones... Dios siempre está.

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites