Seguir por email

jueves, 7 de octubre de 2010

Día D

Después de más de dos meses por fin los 33 mineros atrapados saldrán a la superficie, abrazarán a los suyos y harán una nueva vida... y vaya que nueva.

Como bien dice mi amigo Javier, ya están a la venta las entradas para ver el rescate en la mina misma. Hay platea, galería y palco, donde por supuesto estará el Presidente y sus más íntimos colaboradores. No se venderá sandwich de potito, no, a lo más Pop corn bien gringo o caviar para los gustos más refinados.
El reallity de los mineros llegará a su fin y comenzarán las entrevistas, regalos e invitaciones a cuánto programa de farándula exista.

Ya me imagino la escena misma del primer rescate, será como cuando termina la final del Campeonato de fútbol y todos los periodistas van detrás del goleador... lo imagino y me da pena.

¿Es que acaso no ha sido doloroso para los mineros y sus familias todo este tiempo? ¿Es que todo lo que ocurra en este país debe ser vendido? Por favor, estamos frente a una desgracia y se ha montado todo un circo y lo peor de esto es que el Gobierno ha sido el señor Corales de la función.
Lo único que falta es que se haga un espectáculo en el Nacional para cerrar esto como si fuera la Teletón.

¿La idea es desviar la atención de la gente para que no vea los verdaderos problemas del país?... si es así, lo lograron.

Me da pena que esto ocurra. Me apena que los medios vendan a costa de esta desgracia, pero lo que más me da pena es que la gente compre y disfrute con todo esto.

¿Y sabes qué? Estoy seguro que la Concertación, que tanta reclama por el manejo mediático de esto, hubiesen hecho lo mismo.

0 comentarios:

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites