Seguir por email

viernes, 7 de mayo de 2010

Semana gris

Hay días en que es mejor quedarse en la cama y eso nunca lo sabes hasta que te levantas y te van sucediendo las cosas, una tras otra. Pero cuando eso ocurre durante los primeros 4 días de la semana ya es como mucho.


Lunes 3 de Mayo, desperté con malestares de resfrío, mas agarré la moto y me fui al trabajo. Cuando llegué seguía sintiendo frío y las manos muy heladas, no me sentía para nada bien y hasta estaba pálido. Cuando me tomaron la presión tenía 11 con 6 (nunca he sabido eso de los números) y me dijeron que era bajo. Más encima de temperatura tenía 37.4°, o sea fiebre.

Martes 4 de Mayo, sentí la parte del cuello y la espalda muy contracturados por lo que me masajeaba a cada rato para que se pasara, pero ya en la tarde el dolor era bastante, no me podía ni concentrar, mucho menos si iba a clases, así que no fui. Con una pastilla para calmar el dolor y un relajante muscular logré sentirme mejor.

Miércoles 5 de Mayo, dejé la moto en casa pues anunciaron lluvia, así que partí en micro al trabajo. Estaba con todo el ánimo de que fuera un mejor día, pero una indigestión logró que no la nubecita gris estuviera todo el día sobre mi cabeza. No era muy doloroso, pero demasiado molestoso, como para irse a la cama y dormir.

Jueves 6 de Mayo, físicamente ya estaba todo bien, por lo que el ánimo también, así que tomé la moto y con muchas ganas me fui disfrutando de un aire más limpio hacia mi lugar de trabajo. Pero la felicidad se fue cuando a poco de salir de mi trabajo hacia el instituto la moto no aceleró más, se cortó la piola de aceleración y quedé tirado a unas cuantas cuadras, misma cantidad de cuadras que me devolví con la moto a un costado mío, y les diré que no es tan fácil como andar con una bicicleta, yo creo que sudé tanto como si fuera al gimnasio, y eso que hacía frío.

Definitivamente no fue mi semana, pero tengo fe que mejorará durante el fin de semana, al menos a esta hora del día viernes todo marcha perfecto, espero que siga así.

Sí me di cuenta de algunas cosas y no es que las descubra ahora, sino que las redescubrí en estos pocos días: 1.- Nunca más viajo a Valdivia solo. 2.- Sigo enamorado de mi mujer. 3.- Gabriel es un hijo maravilloso. 4.- Cada día, por muy malo que sea, siempre tiene algo bueno que destacar.

Buenos días, buenas tardes, buenas noches.

2 comentarios:

¡Pucha que te tocó pesá la semana!

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites