Seguir por email

viernes, 5 de marzo de 2010

Lo mejor de nosotros

Pronto se cumplirá una semana desde que despertamos asustados con el movimiento telúrico y sentimos las cosas caer. Ya será una semana desde que muchos de los que estaban en la costa tomaron un poco de ropa y salieron hacia los cerros salvando así sus vidas, pero no sus cosas.

Una semana desde que empezamos a ver lo peor del ser humano: saqueos, egoísmos, reclamos porque la ayuda no llega rápidamente. Por favor, este terremoto y maremoto destruyó una gran extensión de país, es mucha la gente la que quedó sin agua, sin electricidad y lo único que haces es reclamar porque a TI no te llegan los suministros básicos. ¿Te das cuenta que hay gente que lo perdió todo?
En esta semana nos dimos cuenta que hay muchas cosas que debemos mejorar, como por ejemplo el sistema de comunicaciones, no puede ser que la Presidenta de la República esté ocupando teléfono fijo o telefonía celular cuando hay un cataclismo de tal magnitud que probablemente botó antenas y cables.
Es cierto, fue una semana donde ha salido lo más oscuro de nosotros, donde algunos comerciantes han subido groseramente los precios, donde algunos vecinos han esparcido el pánico de saqueos en las casas, donde se han incendiado locales comerciales, donde se ha caído en descalificaciones políticas que no son útiles en este momento.

Pero no todo ha sido feo, también en esta semana hemos visto y sentido lo mejor de cada uno de nosotros. El compañerismo y solidaridad entre los vecinos ha brotado espontáneamente. La compañía mutua ha calmado los corazones de los más asustados. Los muros y las cosas se recogen junto a quien apenas conoces pero que ahora sientes cerca.
A menos de una semana ya el país está funcionando y la gran mayoría entregando lo mejor de sí para sacar esto adelante. Es conmovedor ver a tanta gente ayudando a nuestros hermanos del sur, grandes, chicos, ancianos y niños.
Por lo menos para mí es increíble que a menos de una semana de un terremoto que nos podría haber dejado en el suelo ya estemos haciendo una vida medianamente normal. Es increíble que sean pocas las casas y edificios que colapsaron con un movimiento tan fuerte, eso habla muy bien de nuestras políticas de construcción y de quienes estuvieron a cargo de ello. Sabemos que quienes hicieron las cosas mal tendrán sanciones y responderán por los daños, porque nuestra ley así lo establece.

Así te puedo mostrar un montón de cosas buenas que han salido de lo más profundo de ti en estos días. Y te invito a que lo sigas haciendo, a que sigas dando lo mejor de ti, porque esta reconstrucción recién comienza y TÚ eres parte importantísima de ello.

Vamos, arriba, sigue entregando lo mejor de ti, sigue diciéndole al mundo y en especial a los chilenos que más lo necesitan que estás en pie y con ánimo para ayudar, para entregar tu máximo esfuerzo.

ARRIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIBAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA CHILEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE

Buenos días, buenas tardes, buenas noches.

0 comentarios:

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites