Seguir por email

miércoles, 3 de marzo de 2010

Arriba Chile

27 de Febrero, 03:34 horas, la tierra habla, se mueve de lado a lado violentamente. La gente se afirma como puede para buscar un lugar seguro, los gritos se apoderan de la noche. El ruido de la tierra es aterrador. Las cosas caen, se despedazan al chocar con el suelo. Muros enteros se derrumban, caen pasarelas peatonales, carreteras y puentes. Pareciera que el movimiento no se acaba, es eterno.
La tierra se calma y empieza el terror. La gente se abraza, se consuela, pero el dolor es grande. Hay gente desaparecida, edificios colapsados, otros que cayeron. Chile sangra.

Minutos más tarde es el mar quien se rebela y arrasa con casas, autos, árboles y gente. El llanto es difícil de controlar... pasan los días y aún tengo ganas de llorar, de soltar la pena por todo lo que veo, por el llanto desgarrado de la gente que perdió todo, por quienes perdieron la vida por la fuerza avasalladora de la naturaleza.

Tengo ganas de llorar por los delincuentes que se han tomado las calles y arrebataron la tranquilidad de quienes nos queremos levantar.
Se instaló una sicosis que no deja dormir tranquilo. Corren rumores de turbas de gente que anda saqueando las casas... todo es mentira, es parte del dolor que tenemos.

Quizás cuando todo pase pueda llorar encerrado en mi pieza, abrazado a mi almohada, por ahora no hay tiempo para eso, tenemos que reconstruir este país, tenemos que levantarnos y levantar a quienes más han sufrido.
Miro las fotos y las imágenes que llegan del sur y me siento caer, pero saco fuerzas de mi interior, después de todo estoy bien, mi casa bien, mis seres amados sin problemas, aunque mi pequeño juega y se ríe a veces se detiene, me mira y me dice "ta temblando". ¿Es posible que algo así no te afecte? ¿Es posible que el dolor de mi pueblo no te afecte?

Vamos Chile, a levantarse, no caer. No permitas que la sacudida de la tierra te derrumbe. No dejes que el mar se lleve tus ganas de salir adelante.
Vamos chilenos, esto se puede superar, sigues con vida, sigues en pie y tienes que decir con fuerza que estás PRESENTE, que te la puedes.
Ayuda a quienes más lo necesitan, sé que puedes, sé que dentro de tu dolor tienes aún fuerzas para seguir y para contagiar a quienes están sólo con lo puesto.
Es un trabajo lento, difícil, pero no imposible.

Buenos días, buenas tardes, buenas noches.

1 comentarios:

Polo:
Que terrible dolor sufre nuestro país; me da alegría leer que en medio de tantas perdidas estás bien junto a tu familia.
Un beso enorme que Dios te de fortaleza y te bendiga.

T kro mucho

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites