Seguir por email

martes, 21 de julio de 2009

¿Dónde estás?

Eres el Todopoderoso, el que es puro Amor, el que perdona siempre cuando nos arrepentimos, pero ¿dónde estás ahora?


¿Dónde estuviste la tarde del domingo? Daniella y Vicente necesitaban de tu ayuda, pero no llegabas. Dos padres desesperados por su pequeña hija de 11 días de vida clamaban por tu ayuda, pero no apareciste.
Oh Padre, te amo, pero no me pidas que esté tranquilo, no me pidas que no me enoje, no me pidas que no te culpe cuando tú eres quien todo lo puede.

Como padre me hago parte del dolor de esta pareja, como padre sufro al saber que un hijo ha partido, como ser humano siento como un puñal en el corazón al enterarme de la muerte de alguien que apenas comenzaba a respirar.

No Señor, esta vez no tengo fuerzas para hablar contigo, esta vez no tengo ganas de escucharte, siento que me fallaste, que esta pena no se irá, que Daniella y Vicente necesitarán de ti para salir adelante... pero no puedo hablar contigo hoy si no es para gritarte.

10 comentarios:

Te escribe tu cuñado.
Pucha que difícil situación. Es muy triste que un infante fallezca, creo que a nadie en su sano juicio le agrada. Como hombre de fe, se que ahora está con Cristo, y no hay nada de que preocuparse en ese aspecto. Pero ahora podemos preguntarnos, ¿Que pretende Dios con esto? A veces el sufrimiento y el dolor son el megáfono de Dios. Cuando todo está bien en nuestras vidas, poco y nunca nos acordamos de El y de lo que El dice. No solo se trata de creer intelectualmente, sino creer a El, lo que El ha hecho en la cruz y en Su salvación.
Cuando todo está bien con nuestros actos decimos, "Estoy bien Señor, por ahora no te necesito. Cuando tenga algún problema te llamaré. Gracias por los favores concedidos."
Es duro, pero es la verdad de la gran mayoría de las personas que solo viven una vida religiosa, sin una relación con Dios de verdad, no fanática, sino de calidad.

Dios es Dios y El hace lo que El estima conveniente. Dios no tiene que pedir permiso a nadie. El no quita la vida, El la dio en Cristo y el mundo constantemente pisotea la sangre de Jesús y bien que no le importa. Jesús sufrió en la cruz, fue humillado, sus amigos lo abandonaron, El es varón de dolores, experimentado en quebrantos, El sabe lo que es sufrir porque lo probó, El no es indolente, y la gran mayoría se acuerda solo cuando es Semana Santa o cunado ven la película Jesús de Nazaret o la Pasión.

Dios a veces tiene que usar un megáfono y decir: "Hey, Yo soy El Camino, La Verdad y la Vida, nadie puede venir al Padre sino a través de Mi."
Disculpa si sueno un poco duro, pero a veces El Padre dice: "Corre, Corre por tu vida, sálvate. Cristo está entregando salvación y gracia, gratuitamente. Solo cree en El. Huye de esas personas que solo te están acompañando al infierno." Y muchos dicen: "Aun no, aun me queda mucho, otro día, no me molestes."
Dios te bendiga.
Cristo vive.

¿qué contradiccion Polo?
Cuando estamos bien...Dios es el que acompaña, cuando estamos mal..Dios es el que abandona...
¿Por qué depositar todo en él?
No sé, me dejaste PLOP! con tu nueva entrada... te siento mas como un YO que siendo el TU de siempre, captas?
Es muy similar al comentario que te escribi unos días atrás... ¿pq Dios permite que el menos afortunado sufra?¿pq ellos tienen q ser mas infelices? ¿pq Dios permite estas cosas?... Dios nos ama? Yo como padre hago lo que pueda para que mis hijos no sufran, pero como soy humano (y cometo errores y mi actuar es limitado y no soy un superpoderoso, no puedo controlarlo todo), en cambio, ÉL (con mayúsculas acusadoras) que todo lo puede...por qué deja que esto suceda todos los días?

Justamente es lo que quise mostrar con esta entrada, que YO soy humano, que YO soy el que cree que Dios me abandona, que YO soy el que se enoja. ¿Acaso tú como hijo no te enojaste alguna vez con tus padres? Pues bien, yo me enojo, porque soy humano y no entiendo el actuar de Dios, tampoco sé de todos los esfuerzos que hizo por salvar la vida de esa pequeña. Si yo como humano no quise seguir la señal que Él me envió es culpa mía que eso haya sucedido.

Amigo mío, soy humano, también me enojo, aunque sea el mismo Dios el blanco de mi rabia, no lo entiendo y eso hace mayor mi molestia.

Creo que más allá de el enfado con Dios hay que pensar cómo tú mismo sabes y has comentado otras veces en cuáles son las opciones y cuales nuestras decisiones.

Sabemos que Dios es omnipresente y omnipotente, que conoce nuestros pensamientos y las consecuencias de cada una de nuestras decisiones, pero Dios para mí y para ti, termina en nuestro presente. Nuestras decisiones tienen consecuencias para nosotros, y por lo mismo debemos ser concientes de cada paso que damos.

Creo que la muerte de un hijo bajo cualquier circunstancia hace enceguecer el alma por el dolor, pero hay que evaluar también dónde estaba Dios antes de eso. Si por ejemplo mi hijo lactante tiene alguna dificultad respiratoria me quedo en la casa brindándole todos los cuidados y no lo expongo a cambios bruscos de temperatura, ni a condiciones estresantes para una criatura que recién se está adaptando a este nuevo medio, ya que días antes estaba feliz dentro del vientre materno. Por lo tanto lo que me surge es preguntarme... si Dios me da el conocimiento y la posibilidad de hacer las cosas bien, ¿por qué las sigo haciendo mal? y hoy cuando lo miro con molestia, veo que en realidad también tengo la opcion de pedirle el consuelo para esa familia que hoy vive el dolor, y a la vez agradecerle porque a lo mejor sin tener los medios de otros, él ha sabido guiarme y poder tomar decisiones coherentes para que mi Familia esté completa y sana.

No es culpa de Dios amigo, éstas cosas ocurren por lo mismo que han ocurrido siempre, el egoísmo y la falta de paciencia, el no querer renunciar temporalmente para poder difrutar eternamente. Dios sabe lo que es perder un hijo por la negligencia humana, y por eso nos da las posibilidades para que no nos pase lo mismo, pero si no queremos entender, Él no puede hacer nada, somos su imagen y semejanza y poseemos voluntad.

Un Gran y Fraternal Abrazo e Infinitas Bendiciones.

JRB

¿En qué momentos nos pondremos en la piel del otro? ¿En qué momento dejaremos de buscar explicaciones al actuar de Dios y entregaremos consuelo?
Daniella y Vicente están en su completo derecho de enojarse, de molestarse con Dios, de pedirle explicaciones, son tan humanos como yo, y el que les diga que tal vez ellos tienen la culpa por haber viajado no los consolará en este momento. Ya habrá tiempo para que ellos piensen, ahora de seguro sentirán, pena, rabia, impotencia, ganas de no existir...
Infinitas fuerzas para ellos.

Así es Polo, Infinitas Fuerzas para ellos y Humildad y Paciencia para nosotros para poder entender que es lo que Dios nos quiere decir también con estas situaciones de las que somos sólo testigos.

Tu cuñado nuevamente...
¿Y porque nosotros sabiendo todo lo bueno que Dios hace por nosotros, somos tan mal agradecidos? ¿Cuantas veces hemos hecho actos malvados y no nos ha pasado nada, o no hemos recibido lo que merecemos? ¿Cierto?
Creo que nadie puede negarlo.
Cuantas veces hemos sido negligentes en nuestros trabajos y no nos han echado.
Cuantas veces fuimos copiones en nuestros estudios y no nos reprobaron.
Cuantas veces hemos ofendido a nuestros padres y ni ellos lo han sabido.
No siempre las cosas malas les pasan a los menos afortunados, todos de alguna forma u otra sufrimos. Y la causa fundamental es el pecado en el mundo que mancha todo. No existe la escusa de "mientras no le haga mal a nadie, todo está bien." Patrañas. Mi pecado le afecta a mi esposa, a mi hijo, a mi vecino, etc.
El mal existe, no porque Dios lo haya hecho, sino que es la corrupción de lo bueno y al final Dios lo permite para demostrar que solo El es bueno.

Polito
Todo pasa por algo no?
y si el todopoderoso quiso que así fuera no tienes porque enojarte con el, es verdad que duele.. es verdad que es injusto, es verdad que es una pena... pero creeme que TODO pasa por algo..

Fuerza polito!
Nos vemos hoy voi pa la u! :D

No digo que sea injusto, sólo que me da pena y rabia. Soy padre y sé que cuando tu hijo se enferma a ti te duele más que a nadie, me imagino el dolor de esta pareja.

Hola Leito

Me extraña que con la fe que siempre has demostrado en todas tus publicaciones reacciones así a este echo.

La culpa no es de Dios, si tenemos que echarle la culpa a alguien es a lo padres solamente, aunque estén sufriendo en este minuto, son los únicos responsables por lo ocurrido.

Yo soy mamá y desde que supe que lo sería mi vida cambió por completo, dejé los excesos que pudieran causar a algun daño a mi bebé, incluso antes que naciera y hasta el día de hoy lo sigo haciendo.

Se cometieron muchos errores en este embarazo y nacimiento, por ambición, por utilizar algo tan bello para obtener dinero. Un hijo no es un negocio, no puedes lucrar con él.

Lo primero es dejar las fribolidades por el bien del bebé, sobre todo si es un recién nacido.

Cuando hago un viaje largo en auto, llego muerta a mi destino, imaginate como será para un bebé prematuro.

No culpes a Dios, no cometas el error de muchos, pídele que Él perdone a esos padres y reciba con los brazos abiertos a esa bebita, pero nunca lo culpes.

Besitos,

Fancy

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites