Seguir por email

miércoles, 8 de julio de 2009

Sin efusión de sangre no hay remisión

En la carta a los Hebreos del Nuevo Testamento dice lo siguiente: "Esta es la sangre de la Alianza que Dios ha ordenado para vosotros. Igualmente roció con sangre la Tienda y todos los objetos del culto; pues según la Ley, casi todas las cosas han de ser purificadas con sangre, y sin efusión de sangre no hay remisión" (cap. 9, vers. 20-22).

Durante el día de ayer escuché esta frase en una prédica del pastor evangélico Adrian Rogers (fallecido hace unos años) que me regaló mi cuñado Jesús, a quien le agradezco mucho. El pastor hace una notable evangelización con todo lo que dijo, donde rescato esta frase, pues es la que me ha hecho un gran sentido en este minuto de mi vida y me ha ayudado a entender y conocer mucho más a Cristo.

Haré un resumen de esto que escuché y le agregaré cosas mías también, no vayas a pensar que todo lo que acá se escribirá se me ocurrió a mí solamente, esta vez no, es parte de la prédica también lo que escribiré.

Siempre me ha costado ver a Dios como alguien que nos hace sufrir o que nos manda el sufrimiento, aún mantengo que soy yo mismo el que se busca los dolores del alma cuando peco, o como dirían los no creyentes, hago algo mal. Pero Dios todo lo puede y por tanto Él podría evitar esos dolores, me podría detener antes, pero no lo hace, permite que me caiga y quede sufriendo. Te preguntarás, al igual que como lo hacía yo, ¿para qué Yahvé querría eso?

La respuesta está a mi nariz día a día. Soy padre y además tengo un trabajo donde aplico normas: bibliotecario. Los hijos, en varias ocasiones, comenten faltas y como consecuencia de eso, quienes somos padres, un castigo o una reprimenda (reto). En la biblioteca, cuando devuelven un libro atrasado, reciben una sanción. La razón en ambos casos es que sin ese castigo no aprenderán nunca y volverán a caer en lo mismo.

En la vida pasa lo mismo, pero con la diferencia que en la vida ya no soy padre (o sea, también lo soy), sino que hijo, al igual que tú, de un mismo Padre: Dios. Él permite que me caiga para así enseñarme que eso es doloroso. A veces es un dolor muy grande, pero como sea ese dolor Él está ahí para ayudarme a salir adelante. Me miró correr libremente, me miró caer, me dejó caer y pegarme fuerte, pero ahora me ayuda a levantarme y aprender.
Dios es justo y si no permitiera que viviera esos dolores no lo sería, si dejara pasar las faltas (pecados) como si nada, entonces no me amaría. Es lo mismo que hace contigo, te ama tanto que permite que caigas para que así aprendas.

Cristo, en la cruz, con su sangre, pagó por todos tus pecados, ante Dios ya estás perdonado. Pero esto no significa que como ya está pagada la deuda pecaré y pecaré, no, no se trata de eso. Si quieres volver a pecar volverás a caer, te volverá a doler y tendrías que ser un poco loco o masoquista para querer que eso ocurra.
No, Cristo no pagó por tus pecados para que hicieras eso, Él pagó por tus faltas para que fueras redimido ante el Padre y lo siguieras. Si pecas, te arrepientes y sigues a Cristo (llevas una vida llena de amor) entonces entrarás en el Reino de Dios. Pero si pecas y pecas de nuevo, y sigues pecando, entonces llegará el día en que Cristo te querrá llevar de su lado, te invitará como siempre lo hace, pero estarás tan absorto en ti mismo que ni siquiera lo mirarás a los ojos y te condenarás para siempre, y por mucho amor que tenga Dios para ti no logrará nunca sacarte del infierno, pues será tu decisión.

Espero esto te haga reflexionar tanto como lo hizo conmigo y si quieres el archivo sólo pídelo y te lo haré llegar.

6 comentarios:

Lo que yo aun no entiendo, es porqué Cristo vino a limpiar mis pecados hace 2mil años si yo no existía.

¿cuál es el pecado original por el cual Dios envío a su hijo a salvar(nos?) ?

Si yo soy padre de 2 hijos, y veo que uno de ellos se caerá, lo dejaré para que sufra y aprenda? Creo que mi respuesta es 'a veces', pues si tengo tiempo para evitar que eso le ocurra y ademas dependiendo de lo que sea... le advertiré para que vea los riesgos que corre (siempre q tenga poder de discernimiento ya, si es bebé lo protejo como sea) y que vea si aun así continúa en el camino a 'esa caida'. Si veo también que mi otro hijo cae muchas veces más en distintas cosas y veo que sufre y sufre y sufre incansablemente por pasar de una caida en otra.... ¿qué haré? dejo que siga así para que aprenda o le echo una mano constantemente porque me duele ver como sufre constantemente?... le daría mi mano constantemente para hacer de su vida algo mas placentera y ayudar a su felicidad... si es asi, pq el gran padre de todos deja que unos sufran mas que otros? pq los que tienen menos recursos pasan mas sufrimientos que los que tienen mas?

Como padre, a veces es bueno medir con la misma vara a los 2 hijos, es decir, ser justo en todo con ellos y no cargar la balanza para ningun lado, pero si veo que uno tiene una 'deficiencia'..¿debo cargar un poco la balanza para su lado?... como Dios debiera ser más bondadoso con los que sufren más?

Hola. Mi nombre es Carlos y soy cuñado del Polo. Espero poder responderte Desert Monster. Bueno primero espero que consideres la Biblia como la palabra de Dios, porque Jesus siempre citaba las Escrituras y nadie puede negar su existencia.

Dios envió a Su hijo a morir por pecadores. El asunto no es lo que hacemos, sino lo que somos. Pecamos una vez tras otra, y nadie nos enseñó eso. Dios dice no mientan y mentimos, Dios dice no roben y robamos, Dios dice no desees los bienes de los otros y la envidia es pan de cada dia. Con esto, todos abofeteamos el rostro de Dios. ¿Has mentido alguna vez? ¿Has rodabo alguna vez? No importa si lo has hecho una vez o muchas. Entonces, ¿El que rompe la ley, merece castigo y recompensa? La respuesta es obvia. Es por eso que Dios hecho carne tomó la iniciativa y vino a morir por lo que se habia perdido, para que no se fueran al infierno.

Con respecto al sufrimiento. A veces el sufrimiento es el megafono de Dios y a veces Dios lo permite, otras veces son las consecuencias del mismo ser humano que está corrupto por el pecado, y creo que todos de alguna forma u otra hemos saboreado alguno de estos patrones. A veces la gente se acerca a Dios cuando sufre y otros cuando sufren por suspropiuas decisiones, le hechan la culpa a Dios. Este tema es muy bueno.

Espero que puedas leer mi escrito, si quieres seguir conversando escribeme a verdadcrsitiana@yahoo.es o buscame en Facebook "Carlos Jesus Sanchez Lafuerza."

la verdad es que me interesa escribir aquí ya que de aqui viene la conversación.

Si Dios nos hizo pecadores por naturaleza...pq llevarle la contraria a eso? Si Dios se envió a sí mismo a salvarnos a nosotros...¿de quien fue el error? bajo ese punto de vista... Dios, el creador, ser divino y perfecto se equivocó en los planos del ser humano, ya que creó al unico ser viviente que comete errores llamados 'pecados'... sería bueno un borrón y cuenta nueva a ese 'pequeño error' del ser supremo.

Dios no se equivoca, nos hizo perfectos y libres, no es que nos haya creado pecadores, eso es algo que nosotros mismo elegimos en esa libertad que Él nos dio.
Dios creó a un ser viviente con la capacidad de amar y ser amado, pero si ese ser no quiere ese amor ¿qué más quieres que haga?

en fin...
ya se que no llegaremos a un acuerdo en esto.

No se trata de llegar a acuerdos, sólo se trata de que tú como NO creyente conozcas al Dios en el que yo creo. No te trato de convencer de nada, sólo hago lo mismo que hace a diario Dios: te invito.

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites