Seguir por email

viernes, 24 de octubre de 2008

No me doy por vencido

Hace ya varios días que me da vueltas y vueltas la canción de Luis Fonsi: "No me doy por vencido". La escucho a cada rato en las radios y hasta publiqué el video en facebook, video que no había visto y que contextualiza mucho más la canción.


La mayor parte de mis 31 años de vida he ido contra la corriente, pero no porque quiera, sino porque no me conformo con lo que el resto sí lo hace. Porque quiero llegar más lejos. Porque creo que de grandes soñadores y locos han nacido los grandes cambios.
El más grande de los revolucionarios es Cristo. Llegó calladito, naciendo junto a los animales de un establo y se convirtió en el más grande de los personajes de la historia. En todo el mundo se habla de Él, ya sea para bien o para mal.
Otro gran revolucionario y soñador es Martin Luther King, quien en base a puro amor movilizó a miles de afroamericanos en EEUU para que sus derechos fuesen respetados.
Hasta el Quijote de la Mancha fue un soñador, de los más locos, pero soñador y luchador incansable.

Son solo 3 ejemplos de muchos que hay regados por el mundo y que tienen un denominador en común: nunca se dieron por vencidos. Si bien la canción se aplica mayormente al ámbito amoroso, también la podemos mirar como un himnos de los incansables luchadores. Es más, en el vídeo se muestra a un niño esperando pacientemente en la banca de su equipo de fútbol la oportunidad para poder entrar y jugar.

"Juro que vale la pena esperar, y esperar y esperar un suspiro  Una señal del destino  No me canso, no me rindo, no me doy por vencido" 
 Vaya para todos los luchadores, los soñadores, los que no se dan por vencido este homenaje. Tal vez seamos pocos, pero podemos lograr grandes cosas.

0 comentarios:

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites