Seguir por email

lunes, 3 de febrero de 2014

La pasión en el deporte

Uno de los factores más importantes dentro del deporte no es precisamente el estado físico, sino que es la pasión con la que se realiza la actividad, solo eso te dará el impulso para cumplir tus objetivos y para dar más de lo que crees que puedes dar.

Es así como miles de locos se volcaron a las calles de Santiago el día sábado por la noche para dar vida a la Corrida Santiago y comenzar así lo que serán los Juegos Panamericanos 2014. Correr 10 kilómetros no es fácil, pero tampoco es imposible, y así lo demostró mucha gente que se fue a divertir aquella noche.

Y en nuestro fútbol chileno, vaya que es importante la pasión con la que se vive ese deporte. Ese ingrediente es fundamental para comenzar a ganar partidos. Se juega con otra disposición cuando se le inyecta pasión.
Así hemos visto como Huachipato, con un técnico que vive el fútbol al 200%, es un equipo que corre, que presiona, que lo intenta, que gana y que sufre cuando no logra el triunfo.
Lo mismo pasó con Universidad de Chile, que hace un mes, con los mismo jugadores que ahora, era un verdadero FANTASMA en la cancha (cualquier similitud con un extraño personaje que deambuló por ahí NO es coincidencia), le faltaba ese ingrediente extra, el más fundamental, aquel que lo resucitaría: la pasión. Y esa pasión viene transmitida desde su técnico, quien sabe lo que significa defender esos colores.

En Colo-Colo ocurrió algo similar. Como ha ocurrido en la administración de Blanco y Negro, nuevamente se cambió de técnico, pero esta vez se optó por alguien de casa, por una persona que nació futbolísticamente en esa institución y que siente al Cacique como parte fundamental de su vida. Héctor Tapia ha logrado transmitir su pasión a la cancha, a sus jugadores. No es que estén jugando en un nivel superior al resto, es simplemente que le han puesto más ganas, corren más, pelean cada balón y aunque sean malos con la pelota en los pies (si pensaste en Felipe Flores estás en lo correcto) igual le ponen fuerza, energía para recuperar ese balón que han perdido.

Cuando algo se hace con pasión, vaya que se nota.
¿Qué esperas tú para ponerle pasión a cada cosa que haces?

Buenos días, buenas tardes, buenas noches.

0 comentarios:

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites