Seguir por email

martes, 19 de noviembre de 2013

El Derechazo

Dos tremendos damnificados (según mi visión) dejaron las elecciones del domingo recién pasado en Chile: la democracia (la mitad de la población no quiso votar) y la Derecha.

Recuerdo la primera campaña política de la Derecha, fue para el plebiscito de 1988. El foco de la campaña no estuvo en resaltar la labor del Dictador (disculpe que no lo nombre, no quiero virus en mi blog), sino que estuvo centrada en aterrorizar a la gente con las "barbaridades" que vendrían para Chile si es que ganaba el NO. Bueno, el hecho fue que perdieron y esas cosas de las que hablaron no ocurrieron, no volvió el período de la UP ni nada parecido.

Luego de esa vinieron muchas más campañas y me ha llamado la atención que siempre, en vez de resaltar las cosas buenas que tienen ellos, tratan de amedrentar a la gente para que no vote por el otro bando. Incluso lo hicieron apenas terminada la elección este domingo. Mientras Michelle Bachelet daba las gracias por el apoyo y motivaba a la gente para ganar en la elección de diciembre, su contrincante, Evelyn Matthei, decía todas las cosas "terribles" que ocurrirían si es que ganaban los otros.
¿No será que ya es hora que cambien la estrategia si ven que no tiene los frutos deseados?
¿Cuándo se dedicarán a ensalzar lo suyo en vez de despotricar contra los otros?

Llegaron hace 4 años al Gobierno y ya se tienen que despedir, perdieron gran parte del apoyo que se les brindó en aquella oportunidad. ¿La razón? Bueno, ahí tienen que ser humildes y hacer un mea culpa, porque no tan solo perdieron el Gobierno, también perdieron muchos cupos parlamentarios y ya el año pasado perdieron muchos municipios. Y para más horror de ellos, los comunistas están entrando con fuerza al parlamento y a las municipalidades, y como algo curioso les puedo contar que no se están comiendo a las guaguas.

Hace algunos años decían "que viva el cambio", bueno, les llegó la hora de cambiar también, de reinventarse, de jubilar a señores como Carlos Larraín que cada vez que abre la boca deja la crema.
Ser oposición sirve, pero hay que saber serlo.

Buenos días, buenas tardes, buenas noches.

0 comentarios:

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites