Seguir por email

lunes, 22 de diciembre de 2008

Y ya lo ven, y ya lo ven...

... somos campeones otra vez.

Ya van 28 y estamos entre los 20 equipos más ganadores del mundo, con cuerda para rato y con cuentas pendientes en el ámbito internacional.

Es cierto, rondaba el fantasma de Everton en el estadio, sobre todo cuando Palestino, casi de chiripa, hace el gol del empate. Nadie quería creerlo, en la cancha había sólo un equipo jugando y estaba siendo víctima de una buena jugada que finaliza en tiro de esquina y viene el gol que deja a todo la gente helada. La sobre confianza de la final anterior estaba haciéndose presente y eso no le convenía a nadie.

El café en el camarín estuvo cargado, estuvo exigente y motivante para que estos 11 Caciques hicieran gala de un buen juego para capitalizar las muchas oportunidades que se creaba. Fue así como llegó el gol de Gazale y posteriormente el golazo del Chino Millar.

También es cierto que la diferencia de jugadores era gigante, que era una lucha entre David y Goliat, pero lamentablemente nunca llegó David. Esa historia nos cuenta de alguien que se sabía inferior en cuanto a su capacidad física, pero ocupó la inteligencia para poder derrotar al gigante, nunca bajó los brazos y dio la batalla hasta el final. En la historia de estas finales Palestino nunca quiso ser más, estaban todos felices con haber llegado a la Final y aunque decían que querían ganarla jamás lo demostraron. En vez de atacar al rival para que no se creara oportunidades decidieron esperar las embestidas para después acertar un fulminante contragolpe, al más puro estilo del ya fallecido "Gordo" Santibáñez. Simplemente no les resultó la arratonada estrategia.

Muchos levantarán la voz diciendo que el arbitraje les perjudicó, pero por favor, el arbitraje no les impedía tener ganas de llegar al arco rival.
Muchos dirán que los planteles eran muy disparejos, es cierto, pero si van a llorar por eso, mejor ni jueguen el campeonato.
Muchos dirán que la hinchada está en las buenas y en las malas y no solo cuando se ganan los campeonatos, y también tienen razón, para los que no saben de triunfos es fácil aplaudir a su equipo cuando pierde, nosotros nos acostumbramos a ganar.

Se ha escrito otra historia en el balonpié nacional y esa historia dirá que nuevamente Colo-Colo es el equipo que ha sabido ser campeón.

0 comentarios:

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites