Seguir por email

jueves, 13 de noviembre de 2008

Obama y Chile

En los últimos años nuestro país ha vivido una verdadera invasión estadounidense que mucho tiene que ver con los medios de comunicación. Las películas han hecho que en esta tierra tan lejana los más pequeños se disfracen y salgan a pedir dulces la noche del 31 de Octubre (afortunadamente se está cambiando por disfraces bonitos y otro sentido a esa festividad), los más grandes también se disfrazan, pero no para pedir dulces, sino para bailar, comer y tomar cosas dulces esa noche.

Llegaron los malls, los fast foods, entró el fútbol americano y el béisbol, y un sinfín de otras cosas a ser parte de nuestra cultura.

Octubre y lo que va de Noviembre ha quedado marcado con lo que fueron las campañas presidenciales en EEUU y su posterior elección de Presidente, incluso, diría yo, que se le dio más bombo a eso que a las elecciones municipales del 26 del mes anterior.
A tanto llegó el interés chileno por estas elecciones gringas que hasta muchos se hicieron partidarios de uno u otro bando y se festejó de gran manera el triunfo del señor Obama.
Nunca se supo de más de dos candidatos cuando en realidad habían unos cuantos más: Ralph Nader, Bob Barr, Chuck Baldwin, Cynthia McKinney, Alan Keyes, Charles Jay, Gene Amondson, Ted Weill, Brian Moore, Róger Calero, Gloria La Riva. Todos nombres completamente desconocidos para nosotros y que yo me enteré porque a referencia de Pancho Salas los busqué en internet y ahí estaban, en la famosa Wikipedia (http://es.wikipedia.org/wiki/Elecciones_presidenciales_de_Estados_Unidos_de_2008).
Estos candidatos fueron como acá en Chile lo han sido tantos: Max-Neef (más parecido al viejo pascuero), Frei Bolívar (y su cancioncita "pegajopsa"), el cura Pizarro, Sara Larraín y muchos más que han pasado sin penas ni glorias por la historia de esta nación.

Todo este revuelo me ha hecho cuestionarme el porqué de tanto aplauso por la elección de Obama en este país. ¿Es acaso el sueño chileno? ¿es el triunfo de los que siempre han sido desplazados y discriminados? ¿es una mejora en el salario nuestro? ¿es el tipo de candidato que queremos?

No lo sé, muchas otras preguntas que me rondan y que seguirán sin respuesta, porque sigo sin entender esta fiebre por ser hincha, fans, admirador y seguidor de este hombre nacido en el país de las guerras y las películas.

0 comentarios:

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites