Seguir por email

lunes, 26 de marzo de 2012

Carta abierta a Kevin Silva

Querido Kevin:
      Me permito tratarte de "querido" pues ese es el sentimiento que tengo hacia alguien tan valiente y esforzado como tú, a un deportista luchador que lo ha dejado todo por volver a las pistas.
      Esta semana se cumple un año desde aquella desgraciada mañana en que un conductor ebrio te atropelló para cambiarte la vida radicalmente, al menos eso es lo que todo Chile debe haber pensado, sin embargo, a poco andar nos demostraste que tu vida sí cambió, pero no radicalmente, solo dejaste que cambiara un poco.
En menos de un año lograste lo mismo que otras personas logran en dos o tres años: te levantaste. Además te propusiste participar de las corridas con esta nueva modalidad: silla de ruedas, y lo lograste.
       Este domingo participarás de aquella corrida que te fue negada hace un año. En una entrevista reciente te referiste a ese momento como "Es difícil volver allí, donde Dios me quitó algo tan importante". Vamos Kevin ¿De verdad crees que Dios quiso dejarte sin piernas ese día? ¿De verdad crees que Dios le dijo a ese hombre que tomara su auto pese a los tragos que había bebido? Dios es quien estuvo contigo en ese momento para ayudarte a que el auto sin control no te quitara la vida, solo te llevó las piernas. Dios ha estado contigo en todo este proceso para ayudarte a salir adelante, para poner frente a ti a alguien que se la jugó por ti y te consiguió una silla de competición.
        Arriba Kevin, sigue triunfando, sigue siendo el campeón que salió adelante y que le da el ejemplo a tanta gente que se queja de sus problemas.
        Y agradece, siempre agradece a quien te ha permitido estar acá, a ese Dios que te ama y te invita a seguir viviendo y disfrutando de todas las maravillas que tenemos y que vendrán.
        Un abrazo fuerte Campeón, nos vemos en las pistas.

Con cariño,
Polo.

3 comentarios:

Tengo la fortuna de conversar seguido con él, y lo voy a estar esperando en el aeropuerto cuando venga a Londres este año. A ver si le pido que te mande una foto con dedicatoria ;)
Saludos!!!

Muchas gracias Javier. Hágale llegar mi carta.
Yo lo he visto seguido en las corridas, hasta he pasado por el lado para darle ánimo y saludarlo.

Lindas palabras Polo.
Muy cierto, generalmente vemos que el camino se hace pesado y no vemos que Dios nos lleva en brazos para que no fuera aún peor.
Gran ejemplo de vida el de Kevin!!
Un abrazo.

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites