Seguir por email

martes, 5 de mayo de 2009

Para ahorrar

En tiempo de crisis económica es muy bueno ahorrar, así que me puse a buscar datos para aquellos que se mueven en vehículo por esta pequeña gran ciudad llamada Santiago, bueno, también les sirve para el resto del mundo, no hay que ser egoísta.


El estanque: Aunque suene paradojal, nunca andar con el estanque casi vacío y no bajar de un cuarto. El problema es que se acumulan residuos que ingresan al filtro y lo obstruyen, y los inyectores trabajan mal.

Aire acondicionado: El uso de aire acondicionado puede representar un 10% de gasto adicional de combustible, pues elmotor debe hacer un mayor esfuerzo, ya que al activarse el compresor, bajan las revoluciones y el sistema intenta revertir eso.

Vidrios abajo: Los vidrios abajo permiten el ingreso de aire con mucha fuerza cuando el vehículo se desplaza. El problema es que esta masa de aire se encuentra con la luneta generando un efecto de frenado, que obliga al conductor a acelerar para mantener la velocidad.

Velocidad constante: Cuando se conduce en carretera, mantener una velocidad constante entre 90 y 100 kilómetros por hora ayuda a consumir menos gasolina. Dentro de este ítem también entra el hecho de no dejar que pase mucho tiempo entre un cambio de velocidad y otro, pues eso consume más bencina, mientras antes se llegue a la cuarta o quinta velocidad mejor. Después de llegar a los 50 kms. por hora se debería estar en la última velocidad del automóvil.

Cambio neutro: Pese a que desde el punto de vista de la seguridad no es recomendable, principalmente en cuestas pronunciadas, conducir en neutro facilita el ahorro de combustible. Es un mito que el auto no consuma nada en ese momento. Sin embargo, hay un gasto extra por el uso de frenos.
Neumáticos: Mantener presión adecuada en el inflado de neumáticos evita gastar más. En verano conviene bajar en dos libras el nivel, porque las altas temperaturas aumentan el volumen de la masa de aire.

¿Cambiar aceite?: Frente al rito del cambio de aceite surgen interrogantes.
Una de ellas: ¿Es normal que se consuma? La respuesta es sí y eso depende de ciertas propiedades del lubricante y del uso que se le dé al automóvil.
Largos períodos a altas revoluciones aumentan el consumo.
Lo normal es entre 1 y 2 litros cada 5 mil kilómetros.
Otra pregunta es sobre la conveniencia de usar aceites sintéticos.
La respuesta es que no siempre es conveniente. Ello dependerá del kilometraje y el desgaste del motor, pues para los más “carreteados” lo recomendable es un aceite de origen mineral.
Entre los síntomas de un motor con desgaste prematuro está justamente el alto consumo de aceite.



Espero les sean de utilidad. Les recomendaría andar en locomoción colectiva, pero acá en Santiago eso es un caos, así que no lo haré.

0 comentarios:

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites